De nuevo hablamos del pasado para entender la realidad del presente

Volvemos a hablar del pasado, esta vez sobre «Por estas calles», aquella novela que puso a la gente a las 9 de la noche en su casa para poder verla y no perderse ningún capítulo por dos años… ¿por qué? Porque esta novela se enfatizó en la realidad Venezolana en ese momento, de una manera muy inteligente para no ser censurada. ¿Cuál es la realidad que quería mostrar? Pues todo, desde la realidad de dos mundos totalmente diferentes que viven en la misma ciudad, como lo eran las personas con mucho dinero y las personas con escaso dinero y recursos. Hasta la delincuencia que azotaba la sociedad en general, cuyas personas con poder económico alto podían comprar la justicia y los que no tenían como pagar eran encarcelados así fueran inocentes de los cargos que se le acusaban. Una realidad que hoy en día se intensificó pero a diferencia que los delincuentes nisiquiera llegan a pisar la carcel, simplemente es un caso más entre muchos y se olvidan de los casos. ¿Hará falta policías como el comisario Vega? El uniforme policial actualmente está muy sucio, muy corrupto.

No hablaré de la producción de la novela, del guión de la novela, de la actuación por parte de los personajes, de los escenarios donde se graba la novela, porque todo eso es muy increíble, un trabajo fenomenal.

Yo quiero hablar más en lo que representa la novela, una novela que indirectamente presenta hechos reales, presenta problemas de la sociedad en la realidad y aporta soluciones. Una novela donde muestra el lado pobre de la ciudad, la realidad del día a día de estas personas con bajos recursos y trabajando duro a diario por «sobrevivir». Esto es con lo que me quedo de la novela, no es la típica novela que una chica pobre espera a un hombre rico que la saque de la pobreza. Son unas personas con ganas de salir adelante viviendo en pleno barrio donde observan como venden droga, como roban, como asesinan, como se tienen que quedar callados ante la terrible situación que están viendo, es terrible. Mientras que por el otro lado están las personas con dinero, que muchos de ellos tienen ese dinero bien ganado, con las oportunidades que tuvieron de poder tener para pagar los estudios y ser profesionales. Pero también hay muchas personas que tienen ese dinero a costilla de la corrupción e delincuencia. Pero en ambos casos no siempre hay felicidad, ¿Por qué? Porque como le explica Álvaro Infante a su hijo cuando este tiene que hacer un escrito sobre la felicidad este le dice y parafraseo: la felicidad es algo que va y viene, no es un sentimiento que siempre está presente, sin embargo, cuando la felicidad está presente hay que abrazarla con fuerza y llenarse de ella todo el tiempo que se pueda.

Es muy triste y lamentable que veamos esta novela actualmente y se observa cómo siguen esos problemas 24 años después y no sólo que se mantiene la corrupción y la delincuencia si no también se le añaden más problemas gravísimos tal y como es la inflación, la enorme inestabilidad política, la sociedad sin valores que son dispuesto a matarse porque uno pertenece a un partido político y el otro pertenece al partido político contrario. Porque como dice la canción en la que fue inspirada la novela, la cual es «por estas calles» de Yordano: «por estas calles la compasión ya no aparece, y la piedad hace rato que se fue de viaje. Cuando se iba la perseguía la policia, oye conciencia mejor te escondes con la paciencia»

Absolutamente toda la canción tiene grandes mensajes que hay que analizarlos, actualmente la valentía también se encuentra sola.. Cuando muestra su rostro se nota, necesitamos esa valentía en cantidad para poder hacer algo por este país. «para cuidarte yo solo tengo esta vida mía» Solo tenemos nuestra vida para defender a Venezuela, y prefieren vivir esa vida con miedo y conformismo a la pobreza o quieren vivir esa vida tratando de salir hacia delante, luchando contra todo lo que sabemos que está mal y mucha gente se hacen los ciegos, nadie va a venir a recuperar el país solo, el pueblo es el que puede sacar adelante el país y termino colocando una cita de muchas que ponían en el final de cada capítulo y dice

« Se puede engañar todo el tiempo a una parte del pueblo y a todo el pueblo una parte del tiempo. Pero no se puede engañar todo el tiempo. A todo el pueblo.» Abraham Lincoln

Salvador Passalacqua

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Gabriel Rojas’s story.