Chequear ya fue: Cómo hacer y no hacer una noticia a partir de un tweet.

La cosa fue así. Iba camino a mi clase de Crossfit una calurosa noche de verano cuando en la esquina de mi gimnasio en Dorrego y Salta me encuentro la calle cortada por vecinos que reclamaban no tener luz (y por lo tanto agua) desde hacía meses. Con carteles, cacerolas y un container de basura que obstruía el tráfico, pedían una solución inmediata.

Entre los vecinos estaban mi profesora y compañeros Crossfit dando la clase en el asfalto, en forma de adhesión al reclamo ya que el gimnasio tampoco tiene luz desde hace tiempo.

Saqué, entonces, esta foto:

Al día siguiente por la mañana, publiqué en mi perfil de Twitter con 1005 seguidores el siguiente tweet:

Mi tweet, verán, no generó mucho revuelo.

Al rato se contacta conmigo la periodista Morena Pardo de RosarioPlus.com porque le generó curiosidad la forma de protesta del gimnasio y quería hacer una nota al respecto.

Morena me pide detalles del evento para verificar la veracidad del hecho, autorización para usar mi foto y un contacto del gimnasio que le provea información sobre la idea de sacar la clase a la calle.

Cerca del mediodía RosarioPlus.com publica esta nota:

En la nota de RosarioPlus.com está el crédito de la foto, una bajada informativa y un desarrollo a base de una entrevista con el gerente de Área Fitness.

Horas más tarde, me llega una notificación de que he sido mencionada en un tweet de @lacapital. El tweet es este:

Dicho tweet tiene un link a la siguiente “noticia”:

Desde el comienzo aprendemos que las noticias en pirámide invertida van ampliando la información: en el título se dice lo principal, en la bajada se repite y suma algún dato más y en el desarrollo se complementa. Así hasta llegar a los datos mínimos en los últimos renglones.

La edición online de La Capital elaboró una noticia solo con datos que obtuvo de un tweet de 140 caracteres, por lo tanto no hay posibilidad de hacer un buen desarrollo. La nota, verán, dice lo mismo en el título, la bajada y tiene unos renglones más en los que se adorna lo que ya se dijo previamente.

A modo de verificación de la información, incrustan el link de mi tweet como fuente y crédito fotográfico.

La Capital online no se contactó en ningún momento conmigo o con Área Fitness para verificar que esto hubiera sido efectivamente una adhesión de protesta y no, por ejemplo, una estrategia de marketing para promocionar el gimnasio.

Porque chequear, ya fue.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.