Al querer hacerlo todo Batman vs. Superman fracasa en lograr lo que se propone.

IMPORTANTE: En esta reseña habrá spoilers. Esta es una pieza conversacional y asume que ya viste la película. Si no has visto la película y tienes intenciones de verla NO LEAS ESTO.

En los primeros diez minutos de BvS vemos lo siguiente: El asesinato de los papas de Bruce en Crime Alley (la versión más fría que he visto del mismo), un pequeño Bruce cayendo a una cueva llena de murciélagos, Bruce adulto en Metrópolis durante los eventos de Man of Steel, un cientifico encontrando Kryptonita y a Superman rescatando a Lois Lane en algún lugar de África.

Una película dispersa

Esos primeros diez minutos dejan en claro el tono de la película, esta es una película dispersa que busca introducirte a un universo inmenso y hacer que te importen sus personajes en solo dos horas con cuarenta minutos.

En esta película suceden demasiadas cosas y suceden rápido, en el momento en el que el joven Bruce comienza a levitar y ascender con los murciélagos fruncí el ceño en confusión y esa expresión no se fue de mi cara en todo el transcurso de la película.

La película no se limita ni un poco al momento de introducir personajes nuevos, además de Batman tenemos a Lex, a la Mujer Maravilla, Alfred, a la Senadora Finch, Wallace Keef y a Anatoli Knyazev.

Teniendo tantos personajes en pantalla y tantas cosas sucediendo en la película es difícil lograr una inversión emocional en ellos, especialmente cuando vemos que ninguno de ellos está disfrutando ni un poco lo que hace, en el universo de DC ser un superhéroe no es divertido.

Todos ellos son peones en el juego de Lex cuyo objetivo es manipular a Batman para lograr que el caballero de la noche elimine a Superman de manera decisiva. Lex esta tan decidido a lograrlo que incluso su plan B es Doomsday pero nunca se pregunta ¿Cuándo Doomsday gane que voy hacer para detenerlo?

El perro de las dos tortas

Batman vs. Superman quiere ser una gran película por su propio mérito y también quiere plantar los cimientos de un universo mucho más amplio, desgraciadamente en ambos aspectos deja que desear.

El principal pilar de este segundo punto son las secuencias de sueños, una primera tiene a Batman en un mundo Post-Apocalíptico donde no queda claro si el villano opresor es Superman, Darkseid o ambos.

Lo que vemos es a un Superman desbocado basado en su encarnación de Injustice donde la perdida de Lois lo hizo volverse un dictador, al mismo tiempo vemos en el piso del desierto de este mundo el símbolo del Omega haciendo una clara referencia a Darkseid.

En el segundo sueño tenemos a Flash apareciéndosele a Bruce Wayne en la baticueva rogándole “Tienes que encontrarnos Bruce, tenías razón, siempre tuviste razón, encuéntranos Bruce” claramente es Flash del futuro y está en un aprieto y aunque no se especifica a quien se refiere estoy seguro que no es a Superman.

El ultimo pilar del universo compartido que establece esta película es en los archivos que Lex ya tiene sobre todos los meta humanos confirmados en este universo, en los archivos de Lexcorp Batman descubre a Flash, Cyborg, Aquaman y a la Mujer Maravilla, sorprendentemente todos ya con sus respectivos logos.

Incoherencias temáticas

En el aspecto de ser una gran película por su propio merito Batman vs. Superman cumple al entregar una historia con una escala épica pero esta escala se siente vacía.

El principal problema es la incoherencia temática que tenemos en el transcurso de la película, claramente Snyder quiere contarnos una historia sobre el costo de nuestras acciones, específicamente las de Superman.

El personaje de Wallace Keef es una representación literal de la ira acumulada que tienen las victimas de Metrópolis hacia Superman pero pierde toda autoridad moral al momento en el que se presta como sacrificio humano para los planes de Lex y se transforma en el perpetrador de un crimen similar al que el sufrió pero con la gran diferencia de que Keef asesina inocentes de manera intencional, las “victimas” de Superman en Metrópolis fueron colaterales y accidentales.

A pesar de que el mundo y el gobierno de Estados Unidos se han encargado de dejarle claro a Superman que su intervención en Metrópolis tuvo un costo altísimo en vidas humanas pareciera que esto no le quedó claro ni a Clark ni a Snyder.

Al momento de pelear contra Doomsday la destrucción es comparable a la que se vio en Man of Steel, Superman intenta hacer conciencia de esto cuando se lleva al monstruo al espacio pero este regresa rápidamente a la ciudad y ningún otro esfuerzo se hace por llevarlo a una zona libre de población, al final de la batalla lo único que queda es un cráter.

Igualmente Snyder intenta evitar la responsabilidad y las críticas que tuvo en Man of Steel con una simple línea de dialogo “Lo bueno es que ya es de noche, seguro no hay nadie en esa zona de la ciudad a esta hora” dice el General Swanwick como si eso justificara la destrucción que se está llevando a cabo.

Esta es una película que busca hablarnos de consecuencias pero que ignora las propias, cualquier lección moral que Batman vs. Superman quiere transmitirnos se pierde al instante en el que la película ignora sus propias lecciones.

Una película seria

Antes que ser una buena película o los cimientos de un universo expandido Batman vs. Superman es una película que anhela ser tomada enserio.

Pareciera que cada cuadro busca ser una pintura clásica, las capas de simbolismo que tiene la película no son nada sutiles Superman es un salvador, un dios para algunos y un demonio para otros, la película está plagada de este simbolismo religioso.

En el universo de DC nadie se la pasa bien haciendo lo que hace, ser un héroe es una carga y pareciera que ser feliz está prohibido, llegando al punto en el que Lois incluso le pregunta a Clark si su relación con ella no es un impedimento para que Superman alcance su potencial máximo, situación que se siente totalmente injustificada y que pareciera solo existe para producirle más angustia existencial a Superman.

Esto hace que sea difícil invertirte en el éxito de los personajes ¿Por qué querría que tengan éxito si claramente se la están pasando pésimo siendo quiénes son?

Los diálogos y las actuaciones están cargados de solemnidad y a pesar de que en el pasado se reportó sobre la política de “cero chistes” de Warner Bros jamás me imagine que llegaría a este extremo.

Esta no es una película para divertirse ni para pasarla bien, saliendo de la sala me sentía emocionalmente agotado, la solemnidad y seriedad de la cinta va a satisfacer a los fanáticos de hueso colorado pero me temo que va a alejar a quienes están acostumbrados que sus súper héroes los hagan pasar un buen rato.

La música, los diálogos, las actuaciones, todo en Batman vs. Superman te exige que la tomes enserio al grado que se siente desesperado, me recordó a Tywin Lannister diciéndole a Jeoffrey Baratheon “Ningún Rey verdadero debe de exigir que lo llamen Rey”

Una pelea sin principios

Los enfrentamientos más memorables en la historia de la ficción se dan cuando dos ideales opuestos pero de igual magnitud chocan.

En The Dark Knight vemos orden vs. caos, en el comic de Civil War tenemos libertad vs. justicia, pero en este aspecto Batman vs. Superman también queda corto, la pelea aunque es visualmente gratificante no tiene ningún fondo y pierde peso por el conocimiento de que inevitablemente van a terminar siendo amigos al final de la película.

La pelea titular de la película se da porque Lex Luthor secuestra a la mama de Superman y le dice “Si no matas a Batman en una hora yo mato a tu mama” Superman siendo quien es corre hacia Batman con la intención de pedirle ayuda pero el caballero de la noche arremete contra el al instante negándole la oportunidad de exponer su caso.

Cuando Batman está a punto de darle el golpe final a Superman usando una lanza con punta de Kryptonita Superman pronuncia las palabras “Protege a Martha” y eso hace que Batman se detenga.

Resulta que la mama de Batman y la mama de Superman tienen el mismo nombre y al escucharlo Batman le da la oportunidad a Superman de explicarse, muy a tiempo pues Doomsday está a punto de despertar.

Rápidamente se reconcilian, Batman va a rescatar a Martha Kent y Superman se dirige a Metrópolis para detener a Doomsday.

Manipulación Emocional

El clímax de la película llega cuando vemos a la santa trinidad de DC por primera vez en pantalla pero desgraciadamente es un momento que se siente vacío, no se ha recorrido el camino necesario para justificar la grandeza con la que se espera que tomemos ese momento.

De nuevo, la batalla es un espectáculo visual pero al querer apresurar el ritmo del universo de DC Snyder lanza una bomba nuclear: Superman toma la lanza de Kryptonita y sacrifica su vida para poder asesinar a Doomsday.

Este es otro momento que depende de que entres a la sala de cine con un apego emocional hacia Superman previo al que te ofrece la película, el universo cinemático de DC no ha recorrido el camino suficiente para hacer de este un momento que tenga gran impacto emocional.

Esto es algo que tenía que haber sucedido al final de Justice League 2 pero tanto DC, apresurado por lograr que su universo cinemático tenga relevancia en la cultura popular como Snyder, comprometido con el tema del simbolismo religioso con el que quiere permear su mito de Superman nos apresuran a este momento sin haberse ganado el mérito para ejecutarlo.

Más frustrante lo hace el hecho de que se hubiera podido evitar si tan solo Batman o Superman le hubieran pedido a la Mujer Maravilla que tomara la lanza y destruyera a Doomsday.

El último golpe desesperado por parte de Snyder por hacerte sentir algo es cuando Martha Kent le entrega a Lois el anillo de matrimonio que ahora Clark nunca podrá darle, un momento vacío que se siente como una manipulación descarada.

La muerte de Superman tuvo el impacto que tuvo en 1992 porque el personaje se había ganado su lugar en el inconsciente colectivo de las masas pareciera que Snyder le apuesta a que la importancia cultural que tienen los superhéroes hoy en día se traduce a que Superman es importante por default, peor aún es que literal la última escena de la película nos deja claro que el Hombre de Acero va a resucitar.

Conclusiones

Desgraciadamente Batman vs. Superman es una película que cae bajo su propio peso, esta tan preocupada en ser una película seria que olvido sentar con cuidado las bases sobre las cuales construir su grandeza.

Snyder comete el error de asumir que solo en virtud de utilizar los personajes que utiliza las audiencias ya van a llegar con una pre disposición emocional para aceptar la grandeza que la cinta intenta imponer.

Ahí está su fracaso, Snyder olvida que cada iteración exitosa de estos personajes ha hecho sus propios méritos.

Batman vs. Superman es una experiencia emocionalmente pesada, no es el tipo de película que vas a querer compartir con gente que tal vez no es tan fanática de los comics para poder experimentar juntos los buenos momentos, creo que en definitiva esto se verá reflejado en taquilla.

Los ejecutivos de DC han aclarado que cada película de este universo tendrá un “tono” diferente y será una experiencia en sí misma, el tráiler de Suicide Squad me hace creer que esto puede ser cierto y en este momento eso es lo único que me da esperanza en el universo cinemático de DC.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Humberto Cervera’s story.