La reflexión de los sentimientos

Si hubiera sabido que esa era la última vez que te vería dormir… te habría abrazado hasta que mis brazos se rompieran.

Si hubiera sabido que era el último beso… aún estaría besándote.

Si hubiera sabido que era la última vez que escucharía tu voz… la habría grabado para escucharla cada noche antes de dormir.

Si hubiera sabido que esos eran los últimos momentos que te vería… te habría dicho que te quiero, y no habría asumido tontamente que ya lo sabes, ¿pero sabes qué? Hay un mañana, y la vida siempre nos da una segunda oportunidad. Una oportunidad para hacer las cosas bien, porque si todo lo que quedara fuera hoy… no dejaría de repetirte que te quiero y que siempre estaré aquí, pero no de la forma que tú quieres…

Gracias… gracias por ser quien eres, por la sonrisa que me brindaste, por la alegría que me concediste. Gracias por abrirme el corazón y por las palabras de aliento. Gracias por preocuparte por mí y pasar las horas hablándome.

Gracias por decirme la verdad, aunque a veces duela. Gracias por todo lo bello y grato que tú me has dado, pero sobre todo, gracias por formar parte de mi mundo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.