Quiero amarte a la antigua

Todos decimos que queremos amar para siempre, pero cuando entramos en una relación, perdemos mucho tiempo mirando hacia atrás.

Con el pasar del tiempo, observo a mis abuelos, después de casi 58 años de casados y definitivamente me pregunto ¿cómo lo logran? También noto un patrón en la vida de mi abuela. Una tarde, se cayó la tapa de su azucarera principal, y ella, con su avanzada edad se inclinó para recoger con la mano los pedacitos, los levantó uno por uno, posteriormente se sentó en el comedor, con una botellita de pegamento y comenzó a armar con dedicación los pedacitos de la tapa de aquella antigua azucarera.

La miré y le dije: Abuela, no es necesario, yo te compraré una azucarera nueva para que no tengas que pegar esa. Ella, sonriendo y sin quitar la mirada de la tapa que pegaba, me dijo : Ya los jóvenes no entendéis el valor de las cosas, esta azucarera nos la regalaron a tu abuelo y a mí cuando nos casamos, y en esa época no teníamos mucho, así que aprendimos que cuando algo se rompía no era necesario correr a reemplazarlo por algo nuevo, sino que siempre hay que buscar todas las maneras de repararlo.

Ellos estuvieron de novios tan sólo nueve meses, pero fue su manera de ver la vida lo que les dio 58 años de estabilidad, el respeto y la libertad de estar juntos.

Quiero un amor a la antigua, quiero enamorarme de alguien que eleve mis pies del suelo y me permita volar.

Alguien que me abrace por la espalda sabiendo que no puedo volverme porque mis manos están ocupadas, pero no se limita a amarme sólo cuando puede, sino cuando quiere.

Quiero que sepa que no soy perfecta, que tengo mal humor, pero que voy a amarlo para siempre, que voy a amarlo a la antigua. Quiero que me enseñe a entenderlo, a ayudarlo a llegar alto, y que aún en la cima sepa que sus ojos me seguirán viendo a mí, y su corazón seguirá a mi lado.

Le diré que mi pasado es oscuro, pero quiero vivir y ver la luz al final del túnel a su lado.

Dicen que sólo se ama una vez en la vida, pero yo quiero amar mil veces, de mil formas a una sola persona y que esté dispuesto a amarme igual.

Like what you read? Give Gauri Yoga a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.