¿La Inteligencia Artificial acabará con la humanidad?

Hace unos días Hillary Clinton se unió a lista de personajes, como Elon Musk y Stephen Hawking, que se oponen al desarrollo de la Inteligencia Artificial y es que en efecto el desarrollo de inteligencia no humana supone cambios radicales a la realidad en la que hemos vivido como civilización.

No obstante, antes de entrar en pánico, debemos saber que en la actualidad ya estamos muy acostumbrados a convivir con la Inteligencia Artificial todos los días, con el reconocimiento facial que integran algunos teléfonos (sí, incluyendo algunos anteriores al iPhone X) y los resultados de búsqueda de Google, entre otros ejemplos.

La Inteligencia Artificial es la tecnología que permite a los sistemas tecnológicos tomar decisiones propias, sin que un humano tenga que intervenir en ellas, en el caso del reconocimiento facial les permite evaluar los rasgos de quién está frente a la cámara y decidir, a pesar de los cambios de color, formas, posición, etc., si la persona es la propietaria o no del teléfono. En el caso de Google le permite decidir qué resultados mostrar a pesar de errores ortográficos, es decir, a pesar de buscar “gatps” la inteligencia artificial le permite decidir mostrar imágenes de gatos como resultado.

El futuro apocalíptico de Terminator no es lo que debemos temer, sino a un futuro en el que los humanos ya no tengamos capacidad creativa.

Esta inteligencia artificial de la que hablamos se denomina Narrow AI porque está dedicada a cumplir una sola tarea. La General AI es la que ha desatado polémica porque es la que permite a una máquina realizar toda clase de tareas intelectuales que los humanos realizamos por ejemplo, al conducir un auto. Es un hecho que la Inteligencia Artificial ya está en nuestra vida diaria, incluyendo la llamada General AI, como sucede con los vehículos autónomos de Tesla que ya se encuentran en circulación. Sin embargo, aún faltan décadas para que las máquinas puedan adquirir conciencia propia que les permita identificarse como un “yo” capaz de imaginar y desear, qué es lo que nos hace humanos.

Delegar actividades que como humanos hemos realizado por nosotros mismos durante siglos despierta temor e incertidumbre, y aunque el trabajo, de acuerdo a algunos filósofos como Hegel, es la esencia probatoria del hombre, no podemos esperar que nuestra mente humana creativa pueda ser sustituida por un sistema de cómputo. Se espera que en el futuro ocurrirá, pero para que ese momento ocurra nuestra mente también habrá tenido su propia evolución.

Like what you read? Give GeneraWeb a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.