Nómada digital, el mundo como oficina

Imagine estar sentado en una cafetería de Santiago de Chile, tomando un café mientras habla con su familia que está en Guayaquil y espera que su equipo de trabajo, que ahora está en México, se conecte a Slack para coordinar el trabajo de la semana. Pues bien, si la escena le suena familiar es porque quizá usted es un ‘knowmad’ o nómada digital y el mundo es su lugar de trabajo. O, quizá sigue de cerca a alguno.

Guayaquileños como David Chang, Luis Bajaña, Galo Vargas, Jorge Andrés Domínguez, Christian Andrade y Carlos Villavicencio pertenecen a este grupo. Hoy pueden estar en la ciudad y mañana en Chile, Brasil, Estados Unidos o Alaska. Nunca se sabe. La mayoría pertenece a la generación millennial (menos Andrade) y tienen sus propios emprendimientos. Todos tecnológicos.

Galo Vargas, quien es fundador de Inkspired, una herramienta digital para escritores emergentes, es un orgulloso ‘knowmad’. Él dejó Guayaquil y su trabajo por viajar a Australia en busca de una maestría. Allá inició su emprendimiento y hoy trabaja con personas de todas partes del mundo, a través de Internet y una base en Guayaquil.

“Me gusta viajar, pero eso no significa que siempre estoy de vacaciones. No importa cuántas veces al año viaje, siempre estoy trabajando y produciendo”, asegura Vargas.

Como aspectos positivos de ser un nómada digital destaca la flexibilidad y la motivación. “Serlo me da el poder de cambiar de locación rápido, no solo de país, sino pasar una semana entera en la playa sin alterar mi trabajo. Esa flexibilidad es una motivación para ser más disciplinado y eficiente”, recalca.

El estilo de vida de los ‘knowmads’ está basado en la movilidad. Hoy pueden acceder a sus archivos desde cualquier lugar, ya que están todos en la Nube… Editar documentos de forma colaborativa y en tiempo real como si todos estuvieran en una misma oficina.

La maleta es su oficina, en ella tienen lo que necesitan para trabajar, colaborar y estar siempre conectados a redes de personas, ideas y organizaciones. La laptop, la tableta, e incluso mi smartphone, les permiten realizar el trabajo desde cualquier lugar, en cualquier momento. A través de Skype, Office 365, OneDrive y OneNote, entre otras herramientas.

Jorge Domíguez, UX Designer, emprendedor y adicto a la tecnología es uno de los que más viaja. En su cuenta de Instagram se pueden observar fotos de sus visitas desde Colombia, Chile y Estados Unidos, hasta Tailandia, Indonesia, Vietnam y China. No por eso ha dejado de trabajar.

De ser un ‘knowmad’ destaca la adrenalina que siente al pisar cada país, conocer nuevas culturas, ambientes laborales y personas. Su plan es radicarse Asia dentro de tres años.

Pero sepa que ser un nómada digital no es solo viajar por el mundo, también es ser un ‘profesional del conocimiento’. Aquel empleado que destaca por su capacidad de innovación, imaginación y creatividad y, es capaz de dominar las nuevas tecnologías y transformar sus ideas en soluciones productivas, también pertenece a este grupo… ¿Bienvenido?

“Lo principal es la disciplina”, David Chang / Emprendedor y knowmad

Lo más importante que debe tener un nómada digital es disciplina, afirma David Chang, uno de ellos. Él es guayaquileño, cofundador de ArcadeMe y mobile marketing manager en Red Hat. “No es lo mismo ser un nómada que un hippie”.

¿Por qué? “El día de mañana, si decido establecerme en un lugar, necesito haber mantenido ese crecimiento profesional para no atrasarme con la gente que no fue tan nomádica. Ser tu propio jefe es más difícil cuando tú mismo tienes que disipar la neblina de lo que quieres lograr con tus proyectos, y trazar la dirección que debes seguir”.

Lo otro es perseverancia y la fe, dice. “Confiar en el proceso y que algún día el bote va a flotar. Muchos se ponen metas psicológicas falsas como: En dos años mi empresa va a salir adelante, y luego de dos años, no pasa nada. Tienes que desapegarte del tiempo y apegarte al trabajo disciplinado y bien hecho”.

Reportaje completo en Diario Expreso. Descarga la app desde Android o iOS y pruébala por 15 días sin costo.