Sueños

Me desperté algo nervioso, con la rara sensación que algo en mi entorno había cambiado o estaba por cambiar. Últimamente estoy dándole más importancia a mis viajes oníricos, ciertas interpretaciones terminan devolviéndome algún indicio de lo que está por ocurrir. Emociones fuertes se mezclan al asombro dejándome un vacío al despertar. En mi visión estaba ella, y otras personas desconocidas en un lugar que ignoraba. Los dos acordábamos de la magia que nos unía, mas algo interfería en nuestra conexión, o mejor dicho alguien. El fragmento termina mientras iba alejándome lentamente de ella tras una despedida que recalcaba el hecho que el destino se seguía interponiendo entre nosotros. Acepto impotente el trágico veredicto y exploto en un nervioso llanto incesante. Luego la mente me transporta hacia un lugar ficticio donde las risas inocentes cambian la atmosfera anterior. Esta vez la coprotagonista era alguien que conocía mejor, alguien que estimo mucho y que el destino cruzó también en mi vida de manera bizarra. Su mirada estaba atrapada en la mía, tenía su completa atención. Aún tengo grabado el brillar de sus ojos mientras escuchaba alguna de mis anécdotas. Era una historia que en ese momento era tan increíble que quise recordarla a la hora de despertar, fracasando en el intento. Ligeros como dos plumas transportadas por la brisa del mar, acabamos fundiendo nuestras almas en tiernos abrazos bajo el sol primaveral.
Terrible resaca de insólitas sensaciones matutinas, lo primero que hago es revisar el celular para verificar si recibí algún mensaje y chequear las últimas noticias de las redes sociales. Nada relevante. Desisto en mi obsesión, no me llevará a nada de productivo.

Me pregunto que hay detrás del misticismo de los sueños y como es que logramos crear realidades que no pertenecen a las que se viven durante el día. ¿A dónde nos lleva esta alienación? ¿Y si los sueños fueran el lenguaje universal del corazón que trata de expresar su punto de vista de vez en cuando? Si fuera así entonces después de todo este tiempo mi corazón aún se quedó con ciertos clavos del pasado. Es bueno que lo tenga presente, al fin y al cabo somos seres con sentimientos, mas allá de las barreras que uno interpone entre uno mismo y los demás. Ahora que ya resolví los desórdenes de las vacaciones pasadas tengo más tiempo para reorganizar las ideas y clasificar las prioridades desde cero. Y desde cero comenzar a construir algunos de los tantos sueños que tengo, dejando que el corazón tenga la oportunidad de expresar lo que más desee, lo que más sueñe…

Giuegi

Like what you read? Give Giuegi a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.