Dietas cetogénicas: cáncer, tumores y lo malas que son en la tele

Mientras te cuentan que son muy malas, cada vez se usan más tratamientos de enfermedades cerebrales

Dietas cetogénicas en la tele, la prensa y los medios en general

Las dietas cetogénicas son carne de noticia porque es muy fácil ser sensacionalista con cualquier chorrada relacionada con ellas. Para un médico o dietista que cree en los tópicos habituales las dietas cetogénicas son una especie de satán acojonante que va a empeorar tus marcadores de salud.

Seguro que has escuchado y leído en mil sitios lo malas que son esas dietas cetogénicas. La tele es un mal consejero en dietas y en alimentación en general. Piensa que la mayoría de los médicos que salen en programas, muchos de estos programas son 100% sensacionalistas, tienen una información/formación (sobre nutrición) sesgada del tema y/o tienen detrás un conflicto de intereses. En los medios casi siempre hay detrás alguien que paga. Tratándose de alimentación quien paga suele ser algún consorcio o empresa interesada en que su mierda quede bien y vendan más, como ocurre con el pan, el azúcar o la CocaCola.

En la prensa el panorama no es mucho mejor. Contratar fuentes es algo que no se estila en temas banales, como la alimentación, y lo que se busca es el titular rápido y efectivo. Es muy fácil basarse en un dato chorra sacado de contexto o malinterpretado y proponer un titular del tipo: “una dieta cetogénica puede llevarte a la muerte”.

Los medios en general, más allá de educar o facilitar la información sobre nutrición, hacen todo lo contrario y desinforman. Un programa como “Equipo de investigación” (la Sexta) no se va a preocupar mucho sobre la rigurosidad de la información en sí misma. Lo interesante para estos programas amarillos es que lo que diga cualquier profesional que salga (vete tú a saber de dónde los pueden sacar) es que sea alarmante y chocante.

Por suerte para ti y por desgracia para mi bolsillo aquí no hay nadie detrás, al menos con pasta de la que engorda los bolsillos. Quien te escribe es sólo un gordo venido a más que quiere “difundir la palabra”.

Las dietas cetogénicas como protección del cerebro

Esta mañana leía un artículo de Ana Muñiz, de Me gusta estar bien, sobre dietas cetogénicas en pacientes con tumores cerebrales.

Ana, como siempre, ha escrito un post estupendo. Te lo resumo, a grandes rasgos, aunque te recomiendo que lo leas entero. Es un poco técnico pero no tiene desperdicio.

Básicamente, de lo que habla el post, es sobre determinados tumores cerebrales y cómo puede llegar a ser más efectiva una dieta cetogénica que la cirugía reincidente. Esto es ciencia y es real, no tiene nada que ver con terapias alternativas.

¿Como ayuda este tipo de dietas en enfermedades cerebrales?

El uso de las dietas cetogénicas en estos casos responde al propio metabolismo (si es que lo tienen) de los tumores. Estos necesitan glucosa para crecer y mantenerse. Al entrar en ceto-adaptación estos pacientes reducen al máximo las posibilidades de supervivencia de este tipo de tumores y, por ende, hacen muy difícil que, tras una primera operación, el tumor vuelva a reproducirse. Digamos que o bien los matan de hambre o bien impiden la aparición y crecimiento por falta de alimento.

Los científicos están investigando los efectos de un alto contenido en grasas, dieta baja en carbohidratos por su potencial para matar de hambre a los tumores cerebrales y tratar a los pacientes con cáncer.
Este otoño se celebrará el 5º Simposio Global sobre Terapias Cetogénicas en el que se tratarán las novedades y aplicaciones actuales de las dietas cetogénicas en medicina. Estas son especialmente interesantes en enfermedades como epilepsia, parkinson, alzheimer y diabetes. Veremos entonces los nuevos avances que hay en la aplicación médica de las dietas cetogénicas, aunque la verdad es que por ahora este simposio no tiene mucha repercusión.

En los últimos años hay cada vez más estudios que avalan la cetosis como adyuvante de las terapias médicas, dada su capacidad protectora para el cerebro.
Y esto no es de extrañar teniendo en cuenta cómo nuestro cerebro empezó a evolucionar. pasamos de simios a homínidos por muchos factores pero, entre ellos fueron muy importantes:

  • Caminar erguidos
  • Caminar cada vez más erectos eliminó la presión muscular en el cráneo, lo que favoreció la posibilidad de más cavidad cerebral.
  • Liberación de brazos y manos
  • Al caminar erguidos los brazos y manos adquieren nuevas funciones e importancia. Los homínidos empiezan a usar palos y piedras a modo de herramientas.
  • Nuevas formas de alimentarse
  • A raíz del uso de herramientas acceden a nuevos alimentos ricos en grasas: pueden tomper los huesos y cráneos y alimentarse de cerebros, vísceras y tuétano.

Estos tres puntos son básicos para entender porqué el cerebro se desarrolló llegando a ser el animal con mayor tamaño cerebral en relación al tamaño. Explica también porqué nuestro metabolismo se desarrolló con la grasa como fuente de energía principal. Es lógico pensar que, en parte, gracias a la ingesta de grasas, hemos evolucionado llegando hasta donde hemos llegado.

Porqué, entonces, la gente no conoce todo esto

Pues me vas a llamar conspiranóico, pero el cúmulo de factores que se me ocurren para que las dietas cetogénicas sean tan denostados e ignorados acaba siempre en lo mismo, el interés económico.

Por un lado las farmacéuticas no tienen ningún interés a que la comida, sin más, les joda el pastel que supone el cáncer. La quimio y la radioterapia han salvado, salvan y salvarán miles de vida, pero no olvidemos que es un negocio.
Una empresa que invierta en I+D+I sobre los tumores cerebrales no se ve nada favorecida por investigaciones que demuestren que una dieta cetogénica puede ayudar igual o mejor que un fármaco.

Por otro lado tenemos los medios que, la verdad, hoy en día flojean bastante. La mayoría pertenecen a grandes grupos empresariales que a su vez pertenecen o poseen empresas con intereses: el negocio del azúcar y los cereales es realmente, pero realmente beneficioso y las empresas del sector tienen mucho poder. No es de extrañar que tengan un pequeño ejército de médicos expertos que ratifican las bondades de sus productos.

Por suerte cada vez más dietistas nutricionistas luchan por darle la vuelta al asunto: obtener la dignidad profesional que merecen y tener unas guías alimentarias basadas en ciencia.
Actualmente el grueso de la población tiene como referente y guía en alimentación a los médicos. Los que saben de alimentación no son médicos que tocan de pasada el tema nutricional durante uno de los cursos. Los que saben de nutrición son los que han estudiado una carrera reglada y se reciclan, siempre al pie del cañón.

Hablando de cambios, te dejo un vídeo de Luis Jiménez (Centinel) sobre un punto de vista diferente en esto de las dietas, la obesidad y perder peso. No te lo pierdas.

Buscar:

¿Quieres perder peso más rápido?

Perder peso con el entrenamiento de Mammoth Hunters
Entrenamiento para perder peso con Mammoth Hunters.

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

La entrada Dietas cetogénicas: cáncer, tumores y lo malas que son en la tele aparece primero en Homo Obesitas.