E-Retailing

El comercio electrónico es, según la Comisión Europea, “todo tipo de negocio, transacción administrativa o intercambio de información que utilice cualquier tecnología de la información y las comunicaciones”. Esto hace referencia tanto al macro como el micro comercio en internet.

Respecto a las ventas al por menor, se han aumentado los último años en el mundo, siendo este el medio más sencillo para la compra y venta de productos y servicios en el planeta. Esto ha generado un grado demasiado alto de inseguridad en las negociaciones, pues la no presencia física en el momento de asegurar una compra deja cualquier puerta abierta para que nada salga como está planeado.

El internet tiene muchas ventajas, reduce las distancias y dio inicio a la época de la inmediatez. Estas son grandes mejorías, pero conlleva un riesgo muy grande, la seguridad. Las transacciones en la web, aunque cada día sean más seguras, siempre podrán ser modificadas por terceros. Es fácil, si algo está en la red puede ser alterado, nada esta 100% seguro.

Este es un mundo que se controla por medio de la tecnología debido a que se hacen más fáciles las cosas, pero se toma poco en cuenta que el riesgo cada vez es más grande. El comercio al por menor en internet tiene muchas ventajas y ha abierto la puerta a la globalización. Hoy se puede adquirir un producto al otro lado del mundo con un solo clic. Esto, que resulta de gran ayuda para empresas y comerciantes independientes, puede ser el gran plato para aquellos genios informáticos que desean hacer el mal con la intensión de llenar sus cuentas.

El dinero físico cada día va desapareciendo y las cuentas electrónicas crecen de manera irracional. Este capital virtual aún no está asegurado totalmente, pues como siempre el hombre crea herramientas sin saber utilizarlas con seguridad, llevado por las ganas de simplificar los procesos. Ya existen varias empresas dedicadas al manejo de dinero virtual y protección del mismo en internet, pero aun así hay probabilidades altas de manipulación de fondos.

El comercio electrónico elimina los intermediarios entre negociaciones, lo que hace más rápido el proceso. Además, se puede obtener productos a menor costo. Esto tiene desventajas importantes, si los productos o servicios que se adquieren tienen fallas, es demasiado complejo hacer valer la garantía con una persona que, en ocasiones, puede ser un estafador. Los peligros de no conocer al que está al otro lado de la pantalla y no saber sus intereses reales, es un aspecto a tener en cuenta para hacer negocios en internet, donde cualquiera puede crear un perfil falso.

Por otro lado, el comercio electrónico hace que no sea necesario tener almacenes para exhibición. Además, elimina el personal que se tendría en una empresa tradicional. Esto hace que los emprendedores tengan una herramienta sencilla y a bajo costo para promocionar y vender los productos y servicios. Según M. Martin-Moreno, “el comercio electrónico genera mayor posibilidad de competencia entre empresas grandes y pequeñas”. Pero todo no es color de rosa, la falta de comunicación entre vendedor y comprador puede generar desconfianza, se debe bajar los precios por la competencia y los problemas contractuales son más difíciles de solucionar.

En conclusión, el famoso comercio electrónico es una revolución que va en contra de lo convencional, pero como toda revuelta tiene ventajas y desventajas. Las personas ya conocen el lado bueno de esta plataforma de mercadeo, pero es crucial que se tenga en cuenta las consecuencias que pueden ocurrir. Las formas de hacer negocios siempre estarán cambiando a través del tiempo y todo tendrá efectos negativos, pero lo importante es reducirlos cada vez más.

La era digital también tiene problemas, aunque se vea todo tan fácil. La seguridad está aumentando y con el paso del tiempo se está haciendo más confiable el mercado en Internet. Esto es importante, pero desde que la persona tenga su información en la web todo puede pasar, nada es seguro en un mundo donde cada que sale algo nuevo ya lo quieren alterar ilegalmente. José María Valero, Administrador y Director de Empresas de la Universidad de Valladolid, dice que “Es necesario proteger la información frente a accesos no deseados, especialmente por parte de competidores y otros agentes externos”. El Internet, por más restringido que sea es público, y desde que las cuentas monetarias estén dentro de una plataforma digital están en peligro de ser modificadas.