Fracasa hasta llegue a ser tu razón de éxito!

Todos sabemos la historia de Alva Edison y sus mil y tantos fracasos por inventar el primer foco. La verdad es que no estuvimos ahí para verlo. Pero, imaginemos que es verdad, la mentalidad adecuada de entender esa hazaña y su logro es: tuvo mil y tantas maneras de como no hacer un foco hasta lograrlo. Duh!

Pero, realmente suena aburrido estar duro y dale todo el día haciendo foquitos fallidos. De alguna manera, es como si tu mama te pusiera a reparar toda la serie de focos fundidos de Navidad, uno tras otro. Pero ahí hay un tesoro escondido.

Por otro lado, tenemos a Sir Michael Jordan que en alguna entrevista dijo la siguiente frase inspiradora:

“Fallé más de 9000 en mi carrera. Perdí casi 300 juegos. Veintiseis veces, me confiaron el tiro ganador y lo fallé. He fallado una y otra vez y otra vez en mi vida. Y esa es la razón de mi éxito.”

Cuando leí un libro llamado “El Efecto Compuesto” de Darren Hardy, director de la revista SUCCESS, descubrí cuantas canastas en verdad hacia Michael Jordan antes de irse a la escuela. Hacía la mínima cantidad de 150 canastas. Creo que esa también es la razón de su éxito.

En el taller de innovación y creatividad, nos propusieron fracasar en grande, en equipo y con metodología de fracaso. Mi equipo y yo escribimos en papel los diferentes retos e hicimos el sorteo para ver que le tocaba a cada quién.

Hubo un consenso del equipo en querer salirnos de nuestra área de confort, así que nos fuimos al centro de la ciudad de Monterrey a hacer nuestras travesuras.

Hubo muchos aprendizajes y experiencias. Pero si tuviera que hacer el resumen de los resúmenes, les diría dos retos interesantes que pudieran aplicar en algún punto de sus vidas para hacer del fracaso o tengo miedo, un posible trabajo de vida.

Reto grupal 1. Juntamos objetos alrededor de la plaza principal sin valor como un chupón usado, pila oxidada, piedra y logramos intercambiarlos por algo de valor de otra persona. En este reto experimentas las habilidades de contar una historia y venderte a ti mismo con cualquier cosa que te llegue a la cabeza.

Logramos obtener un peine, cinta, papel con el texto “éxito” y casi una tarjeta de metro.

Reto individual personal. Generar $300. 00 pesos partir de creatividad y lo que tengas a la mano. Este reto lo adopte yo, y apliqué una metodología que me permitía fracasar más rápido hasta lograr la venta.

Primer intento, hacer retrato de un persona a cambio de $30.00 pesos. Fracaso. Ajuste. Repetir.

Segundo intento, hacer retrato del futuro dos chavas a $20.00 pesos. Dudaron. Casi. Fracaso. Ajuste. Repetir

Tercer intento. hacer retrato del futuro de un niño que estaba con una familia de vacaciones. Interesados. Buen cliente. Compraron! Repite y repite.

Generé esa tarde $50.00 pesos debido a varios retos que aún teníamos que lograr. Una marcha por que el rector de la escuela fuera gobernador. Quedarme en casa de un extraño. Lo logré. Entre otros.

Regresando a Edison y Jordan, he aquí una importante lección y un valioso tesoro. No importa en que meta tengas en mente, fracasa lo suficiente hasta lograrlo. Tirando a la basura la definición de diccionario de fracaso “Resultado adverso en una cosa que se esperaba sucediese bien.” Entonces, vamos a redefinir la manera en la que pensamos de fracaso:

“Dejar de intentar lograr una meta lo suficiente.”

Vamos por ese Bombillo tras bombillo. Canasta tras canasta. Retrato tras retrato. Intento tras intento. Fracaso tras fracaso. Éxito tras éxito.

Success

#stayawesome

HHS

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.