COMO SUSTRAER LOS CRISTALES CREATIVOS QUE HABITAN DENTRO DE LA MENTE DE TODA PERSONA.

Hoja de trabajo durante proceso de Tesis, año 2007.

Si usted para solucionar un problema, en primer orden lo identifica, luego piensa en cómo resolverlo, para entonces buscar las herramientas que servirán para solucionarlo y finalmente después de algunos otros procesos usted alcanza a disolverlo y obtiene resultados de cualquier tipo, positivos, negativos o medianamente exitosos, pues usted ha utilizado una metodología, compuesta por métodos o bien “episodios” que lo componen, consciente o no de ello; usted responde así, siempre.

Sin embargo, si el problema no es tan simple como cambiar la chapa de una puerta, sino crear un nuevo producto financiero o una nueva estrategia de venta, sus procesos de pensamiento y actividad, inclusive multi-disciplinaria, además de todas las actividades de sus compañeros de trabajo reunidas en suma de las opiniones valiosas de sus amigos, pareja, tía o persona de gran influencia sobre sus argumentos, todos juntos son válidos momentos dignos de ser incluidos en un esquema metodológico, si se tratara de exponer una tesis a evidencia de un público al cuál le interese ver a su mente en un papel o en una presentación digital, debido que el resto del mundo podrá (y se morirá por) juzgar solamente su resultado, por tanto:

¿Qué importancia posee el poder graficar un esquema en el cual usted pueda comprender todo acerca de su manera de pensar?

Mi respuesta es fría, posee absolutamente toda la importancia y de valor infinito, debido que si lo hace correctamente, usted tendrá a su alcance una herramienta de pensamiento que provocará que todos sus procesos de vida posean la capacidad de mejorar sustancialmente con el pasar del tiempo y la práctica, por el singular motivo de proveerle a usted de un mapa que destaca los momentos importantes que usted requiere, y quizás no se ha dado cuenta aún, para solucionar problemas de una manera eficiente y con altos índices de productividad; sucede que, la mayoría de profesionales, ni se diga muchos diseñadores, consideran que, “el uso de metodologías o métodos de diseño inhibe mi capacidad creativa” y no hay consideración más errada que la anterior, debido que, inclusive y sin exagerar, aprender a respirar puede llegar a ser considerado un método de diseño, de pensamiento reflexivo, meditación y enfoque concentrado con el problema, desprendimiento de los conceptos básicos del mismo para el encuentro con su esencia, entre otros tantos resultados que se obtienen al aprender a manejar de manera apropiada, la respiración humana, poderosa en silencio, motor de todo lo que hemos creado como raza, proceso de transformación en la cual el oxígeno, contribuye a la generación de una nueva idea.

Y tanto así existen metodologías de diseño como mentes habitan la tierra, todas son diferentes, y así deben de lucir, procurar que la mente fragmentada de un estudiante termine por plantear un proceso creativo lineal, secuencial o ramificado, puede ser catastrófico en la enseñanza y el planteamiento de metodologías de pensamiento, es hacer crecer un árbol de limón con los principios de mantenimiento de un automóvil, así de peligroso -por no mencionar ridículo-, un buen ejercicio pedagógico consistiría en todo caso, en saber desenvolver la mente del alumno, encontrar la huella de pensamiento del individuo y tirar encima todo tipo de nuevas herramientas para su dominio y control, gestando en buena tierra, las correctas semillas que permitirán que el mismo, o cualquier profesional, comprenda que su mente viene en versión básica y que puede/debe transformarse en versión avanzada, con ejercicio, empírico o consciente, sobre su pensamiento.

Para poder ejercitar su mente, y salir de la caja, o verla desde abajo, o lo que sea que deba de hacer con ese objeto imaginario, le invito a calentar un poco el agua en la olla, a temperatura ideal para dejarle caer una tableta de chocolate que termine por disolverse para crear esas figuras hipnóticas que se elevan y regresan a las profundidades de su taza una y otra vez, como si fuesen nubes de tormenta, que ni se siente en el paladar ni entre las papilas de la lengua, solo su sabor tan peculiar que embriaga las membranas de los labios, alivia inclusive la depresión y reproduce en la mente una misma sensación de lucidez, y es que entre el chocolate y el café, el primero posee sus otros vicios ocultos y de leyenda a su vez, si lo bebes dos veces, no lo dejas de beber.

Le comento previo a nuestra mesa y postre, la escena en donde todo esto surgió.

Estaba allí frente a un grupo muy especial de personas, en la sala de un apartamento en Lima, Perú, el 17 de Febrero de éste sorpresivo 2017, cuando uno de mis compañeros en la habitación hizo comentarios muy interesantes con referencia al pensamiento creativo y la creación de currículo a partir de una estrategia fragmentada de enseñanza-aprendizaje que alguien en los Estados Unidos estaba por desarrollar; producto siguiente sucedió que por un micro segundo todo se fundió en mi mente, pensando en el día en el cual decidí crear mi documento de tesis de graduación universitaria, el mismo que terminó por convertirse en un manual para el desarrollo del pensamiento creativo, y continuó su evolución varias veces hasta ese preciso instante, entre uno y otro ejercicio, recordando cómo y cuándo específicamente había tomado forma en mi cabeza, desde el año 2003, cuando era aún estudiante del tercer año de la carrera de diseño de interiores en la Universidad Dr. José Matías Delgado, El Salvador; comprendí en ese lapso diminuto que todo aquello que yo había trabajado desde entonces, quedaría totalmente obsoleto, si tan solo crease una nueva forma de plantear mi nueva metodología de trabajo, incluyendo todo lo nuevo que había aprendido entonces, permitiendo dejar ir mis documentos anteriores, para dar paso a una nueva página en mi carrera profesional, apagar el “switch” para encontrar los nuevos cristales que habían tenido la oportunidad de crearse dentro de mi mente durante los últimos 14 años de experiencia profesional y académica, incluyendo lo profesional por inercia debido que, había creado de mi modelo creativo anterior, la columna vertebral de mis primeras empresas, estaba justo en ese momento, por destruir el núcleo del todo, y en ese mismo vacío, volver a comenzar, describiendo así las nuevas rutas de pensamiento que había descubierto y poner nombre y apellido a esa cantidad de micro-procesos valiosos que al menos a mí me han funcionado en gran medida reconocerlos como tal, entre estos, manejar largos tramos fuera de la ciudad, escribir al final del día con referencia al problema procurando hacerlo como si ya lo hubiese solucionado, entre otros más básicos como tomar una ducha helada cuantas veces sea necesario para refrescar el pensamiento, imaginar el futuro, dibujar una canción, observar las estrellas.

Lo que siguió luego de esos segundos y días, fue básicamente romper el molde y el papel sobre el cuál había trabajado durante los últimos 9 años de mi vida, permitiendo la destrucción creativa de esas células, para dejar hervir las nuevas aguas con toda esa nueva experiencia que pude permitirme entre uno y otro ejercicio empresarial, hasta denominar a mi nueva metodología de pensamiento, luego de haber colgado hilos por toda la casa:

Sistema multi-fractal CERES 4D. (En donde la dimensión del tiempo juega un papel relevante).

Para expresar mi planteamiento con las metodologías fractales de pensamiento, para su desarrollo en áreas específicas durante la creación de conceptos de diseño o la solución de problemas divergentes en áreas afines al uso del pensamiento creativo, puedo establecer que, las mismas funcionan como una sola habilidad para generar pensamiento y propuesta a partir de una detonación singular, la cual, por naturaleza re-activa, provoca a diversas áreas del cerebro de manera multilateral, que si bien hemos sido entrenados para pensar en pautas auto-organizadas de manera lineal o ramificada en secuencias, el pensamiento fractal puede y no ser sistemático, es decir, que posee la cualidad de poder interrumpirse para quebrarse y llegar de principio a fin entre el problema y la solución mientras envuelve a una macro idea entre una y otra zona de presión o actividad de micro-atención, parecido a la formación de los cristales, que en su estructura pueden observarse las huellas que van desde el núcleo hasta su corteza en una sola línea que cuenta una historia de formación “caprichosa”, pero declara así mismo que ha sucedido, y de ésta manera, no importa tanto así su momento de creación, sino su resultado, muchas veces estamos tan programados para llegar de un punto “A” al otro “B” que nuestra mente se pierde aquellos saltos cuánticos que pueden suceder si buscamos más adentro y nos sumergimos en las profundidades del tiempo y la memoria, de donde se puede obtener aún más información, inclusive, del futuro si utilizamos bien nuestra vela de navegación atemporal, la imaginación y las proyecciones sobre datos específicos de información; sin el uso de inteligencia artificial, declaremos lo anterior como se le denomina vulgarmente, una lluvia de ideas, hacia el futuro o desde allí mismo, lo hago así para tener un punto de partida, el que me conoce de cerca creativamente, sabe que dejé el paraguas en la cesta allá por el 2003, cuando la lluvia no hizo más que mojar el piso de la sala sin dejar mucha idea útil sobre la mesa.

“Receta de Chocolate a la Taza Casero” por Eva Arguiñano.

Caminé hacia la habitación, recordaba perfectamente adonde la había dejado envuelta entre una y otra manta para así evitar la tentación, barricada buena para nada no impidió que encontrase así la tableta que había adquirido en ese lugarcito escondido que solo se abre entre las seis y las siete de la noche, lo digo así porque esa es la verdad y ninguna otra que le puedan haber comentado a usted, ese olor y esa lluvia mezclan bien con ese atardecer solamente a esa hora y en ésta precisa época del año, lo demás es vana ilusión, un jugo natural y un pan de banano, para llevar por favor.

Sucede que la tableta de chocolate posee su secreto, no se puede quebrar con fuerza adquirida sino de algo sobrenatural, recordé así que poseo un martillo dentro de una caja de herramientas que de usarse como se debería se quiebra en un instante, pero así la revolución del plástico nos permite ver cosas bellas que no poseen estructura, y estructuras hermosas que jamás llegan a ser consideradas bonitas por las personas que solo pasan a través del puente sin observar hacia arriba; entonces, considerando al martillo, y las demás cosas que he escrito anteriormente, la idea de consumir el chocolate toma fuerza y por tanto el uso del mismo ya solo es trámite de aduana entre dos fronteras dominadas por semillas de marañón y maní, dos golpes contra la alfombra, y comienza la emisión de sustancias dentro de la mente, naturales por supuesto, que permiten la elocuencia y la conversación que “casualmente” tenemos, mientras nos tomamos “un cafecito”.

El pensamiento fractal hace precisamente esto mismo, un punto aquí y el otro allá, lejano en el horizonte de la memoria detrás de la neblina, y otro fugaz producto de la imaginación, del chocolate y de la creatividad en su inestabilidad más útil; de ese susurro en el teléfono que le dejó eriza la piel sin saber por qué razón, la actividad de su mente es producto de una serie de eventos caóticos finamente organizados luego del esfuerzo social para que todos seamos parecidos, a pesar que nuestras rutas y huellas neurológicas luzcan tan diferentes y sean de estructuras fractales misteriosamente parecidas a las nébulas, a las células y a la formación de hongos bio-luminiscentes dentro de cuevas entre otras formaciones rocosas, diamantes y copos de nieve; claramente la información tiene su manera y firma, su postura y carácter, posee personalidad para hacerse notar si lo desea y de ocultarse si así lo necesita para descansar.

Si ha visto usted la formación de figuras en el agua para chocolate sabrá a que me refiero, o si por casualidad usted ha visto fijamente la piel de su pareja; haga el ejercicio, procure recordar la primera vez que usted pudo notar en si un nuevo lunar, luego recuerde la última vez que notó lo bello del iris de sus ojos, o los de su mamá, inclusive puede recordar el iris del ojo de su adorable mascota, una los puntos ahora y proyecte al mismo tiempo un papel de regalo -corte por favor la secuencia mental- ahora envuelva una taza para chocolate dentro de ese mismo papel, entréguelo a su pareja, defina el lugar y la hora, imagine ese espacio, imagine así su sonrisa y el color de la pared, y trate de ir entonces unos cuantos años más allá, y ahora vea esa misma escena como una memoria más de su pasado, allá en el futuro, cuando si haya sucedido, años atrás; si en verdad ha hecho el ejercicio, lentamente, el pensamiento fractal le permitirá ir de aquí hacia entonces, a la velocidad del pensamiento, y así, como el chocolate a la mente, el sabor a sus papilas gustativas, la creatividad a su ejercicio, efervescente, en estado de convulsión controlada, neurológicamente crono-ilógico, uniendo puntos -relevantes- de información, para construir una estructura de las mismas cualidades, entre otras noticias, no solo hacer llover para escuchar a las gotas caer, sino crear pensamiento y obra a partir del caos que la liberación creativa provoca.

No es la arena dentro de la ostra la que le provee de su perla, sino su mecanismo de auto-protección, la cual crea la nata que va envolviendo al grano, y así, enferma, la ostra produce la mejor versión de si misma, para ser otorgada y utilizada para algo más; no es la búsqueda de la belleza aquello que ha creado el brillo de la perla, sino la urgencia por sobrevivir de la ostra que entre una y otra capa envuelve aquello que no le pertenece a su naturaleza, curiosamente, para nuestra contemplación y adorno, es el proceso creativo más raro y fractal el que sucede en algunas de las mentes más extrañas de nuestra sociedad, el que permite alguna y otra obra de arte cada vez más compleja y hermosa, a veces fugaces y entre otras perpetuas.

No es determinante que usted establezca una metodología en blanco y negro o en color total sobre un lienzo o una pared, basta con que posea clara cuál es su capacidad para abrir y cerrar el portal de las ideas desde donde usted sea que las obtiene, y cuanto tiempo puede permanecer en estado creativo sin colisionar entre uno y otro grupo de neuronas para terminar por dejar todo en el escritorio sin encontrar una posible solución; lo que importa es que posea claridad suficiente para comprender que ese día en la noche mientras tomó vino y comió queso, y a medio beso a usted le surgió una buena idea, no es producto sino de nuestra estructura irregular de pensamiento, compuesto por una red de conexiones y extensiones profundamente incomprensibles y misteriosas, parecería que en el ADN ya hubiesen venido guardadas para surgir entre una y otra edad en nuestras vidas, a manera de burbujas, muy parecido a las memorias USB que cada vez sostienen mayores cantidades de información en un mismo espacio, toda la información necesaria que “ya se encuentra en nuestra mente” debió de llegar allí en primer lugar a través de algún medio, de todas maneras, la información al igual que la materia, no se crea ni se destruye, solamente se transmite (para el caso de la energía que se transforma).

Esfera de Pensamiento Multilateral, 2004. — Para documento de tesis de grado.

Usted puede, debe y yo le recomendaría con gravedad suficiente, que tome nuevamente lápiz y papel, o un sistema en tres dimensiones en su monitor, y procure dibujar lo que sea que se le parezca a su mente mientras resuelve problemas, habiendo elaborado una lista exhaustiva de todos los momentos que usted considera que influyen en la solución de los mismos, incluyendo por favor su gusto y preferencia por la cocina, el ejercicio que procura al final del día con sus audífonos y esa música que solamente usted sabe que escucha y nadie más conoce dicha tragedia, coloque todo sobre ese lienzo y divídalos en conjuntos: los procesos básicos, los de complejidad intermedia, y los difíciles o por decirlo de otra manera los menos divertidos, si usted es de lo que adora resolver rompecabezas entonces todos le serán atractivos, pero en principio la idea es que usted pueda utilizar cualquier sistema de orden que le permita esquematizar todos esos momentos en una sola imagen que establezca de principio a fin, el orden por el cual su mente transita desde que recibe un impacto problemático hasta la solución del mismo, comparando las diferentes rutas que una y otra línea le permite en el esquema.

El beneficio de lo anterior, le subrayo, no lo encontrará sino hasta luego de quizás diez ejercicios en diez diferentes problemas, procure incluir problemas personales en el mismo proceso, haga de cuenta y caso que todo puede pasar a través de esa máquina que todo lo procesa utilizando métodos semejantes para solucionar sus problemas, y luego, por consecuencia directa al ejercicio consciente usted podrá identificar estos momentos de iluminación creativa semejantes en uno y otro camino, y por consiguiente podrá atar los cabos sueltos, multiplicar esos momentos necesarios en los cuales su energía mental posee mayor ventaja, en los mejores escenarios posibles; sino, dígame usted porque razón muchas veces “no nos sentimos inspirados” por ese lugar en el que nos encontramos trabajando, y ¿Cómo es que surgen esas ideas mientras vamos en un elevador?, ¿Por qué cuando manejo y no tengo adonde escribir esa idea es cuando me han surgido las mejores soluciones y me cuesta tanto recordarlas después?.

Si usted encuentra sus diamantes creativos en el medio de sus desiertos en soledad de la mano de una libreta, perfecto; y si los encuentra en el medio de una lectura de referencia y dos copas de vino, perfecto; puede usted ser de las que lo encuentra entre otras sustancias las cuales no recomiendo ni recomendaría por causas que podré compartir en otro artículo, pues bueno, quizás no tan perfecto, pero para usted es efectivo; yo le subrayo a usted que es cabeza y líder de equipos de trabajo multi-disciplinario, que procure comprender el pensamiento de cada uno dentro de su equipo, y los ejercite por individual y luego lo haga colectivamente; si usted es el que encuentra su diamante si y solo si luego de haber procrastinado la semana entera la solución de su problema y es el estrés del final del día el que le provee de su objeto, perfecto y válido también, total de lo que yo trato de exponer son simplemente perspectivas un tanto más mesurables de cómo me ha ido con el uso de estrategias fractales de pensamiento, las cuales en principio, no hacen más que describir naturalmente en un dibujo lo que la mente hace, al cristalizar ideas, todos los días; se trata de tener claridad mental, saber con precisión cómo trabaja su cerebro y poder plasmarlo en una sola imagen que represente lo maravilloso de su funcionamiento y procedimiento natural, y así la huella neurológica de como usted, sobrevive a sus problemas.

Es en la consciencia, en la libertad creativa y en la revisión constante del método, en donde se encuentra lo perfectible de nuestros procedimientos, la búsqueda de la excelencia y en gran medida la comprensión para con las demás personas y todas las provocaciones que permiten sus actividades.

Descubrimiento de Mapa Personal — Polos de la Personalidad.

El que de alguna manera desea liderazgo consciente y adecuado a lo que el siglo XXI exige, requiere de altas dosis de comprensión del funcionamiento de la mente de quien se es responsable, no es gracioso observar procesos atrofiados de pensamiento luego de varios años de ejercicios metodológicos genéricos e impuestos por la falta del recurso creativo y la insuficiente búsqueda del individuo; el aprendizaje es permanente y de incalculable valor el enseñar su auto-regulación y auto-continuidad, si lo que se desea es crear liderazgo, pues se debe de mostrar primero, con fuerza y carácter quirúrgico, a utilizar las pinzas que remueven lo mal aprendido y a descubrir las verdaderas fortalezas del pensamiento maravilloso y único que ha sido registrado en el ADN de cada ser humano, así el trabajo del orientador, quién como el escultor, de frente a su alumno reconoce a su obra de arte, oculta aún detrás de los lienzos de su mente en formación, lista para ser develada y expuesta al mundo entero, individual, única y sorprendentemente poderosa.

Alejandro J. Estrada C.C.

Hanndoo d’la Stratta.

about.me/hanndoo

05 de Agosto de 2017.