PWA: Desiderátum de los sitios web

Hace tiempo di una charla acerca de las Aplicaciones Web Progresivas (PWA), y tanto mientras me estaba preparando como mientras la estaba dando, llegué a una conclusión: todo lo que un PWA necesita para aprovechar las características de los navegadores modernos son cosas que se pueden ver como naturales y necesarias para las aplicaciones o sitios web desde que nació la web.

Pensémoslo un poco, viendo característica por característica de una aplicación web progresiva:

  • Segura por default (HTTPS). ¿No es algo que hemos deseado desde el principio, que las aplicaciones que usamos protejan nuestros datos y sea difícil interferir con la comunicación y engañarnos?
  • Rápidas en uso y descarga. Esto siempre ha sido un problema de la web, si no se tiene cuidado las aplicaciones y páginas web llegan a ser tan lentas que es súper difícil usarlas.
  • Independientes de la conexión. ¿No sería maravilloso que podamos usar la funcionalidad básica de nuestra aplicación y mantener los datos aunque no tengamos conexión en el preciso momento que la estamos usando? Debió haber sido una característica de la web desde que nació.
  • UX++. Es decir, una experiencia increíble de usuario. Esto es una obligación de todo desarrollo de software. Debe estar centrado en quien lo va a usar, tomar en cuenta sus necesidades y capacidades de uso.
  • Mejoramiento progresivo. La parte “progressive” del acrónimo significa que la aplicación mejorará progresivamente dependiendo de las capacidades del navegador que las usa. Es decir, si puedo utilizar almacenamiento local para tener datos disponibles sin conexión lo va a usar, si no, seguirá funcionando sólo cuando tenga internet. ¿No te suena natural ese comportamiento desde nacieron las apps?

Hay otras características y detalles técnicos, pero puedo llegar a la conclusión de que las PWA no son sólo la evolución natural de las páginas y aplicaciones de internet: son lo que la web siempre debió haber sido.