Me llama la atención la deificación que hace de la ciencia. Es una especie de nuevo autoritarismo (que pensándolo bien, no tiene nada de nuevo, si se lee un poco de historia). Nada que no esté basado en preceptos científicos es correcto, los que no siguen sus principios son «tontos», «analfabetos» o «idiotas»; olvidando cómodamente los verdaderos principios científicos: el escrutinio permanente de los descubrimientos y leyes, la duda permanente, considerar lo descubierto como una posibilidad solamente.
Algunas notas sobre Pictoline, la sociedad «millennial» y periodismo
El Sr. Escritor
397

Esto no es perteneciente a Pictoline, solamente. Es una tendencia común entre la gente poco educada. O más bien no educada lo suficiente. Como lo dice Nassim N. Taleb en Antifrágil: “Al final nos hallamos ante una fe ciega en el poder de la ciencia organizada que ha sustituido a la fe ciega en la religión organizada”. Una verdadera lástima.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Héctor Iván Patricio M.’s story.