Vatos

Últimamente he empatizado mucho con los varones, me he dado cuenta de cómo les afecta que tengan negado el derecho a conocer y asumir como propia la amplia gama de emociones que habitan en ellos. Me he dado cuenta còmo se sienten desplazados y rechazados, tienen pavor de ver cómo está cambiando el mundo y ellos se quedan atrás y ni siquiera saben por qué; se están quedando solos y tienen mucho miedo de eso. Lo peor es que no saben còmo adaptarse, porque los educaron para estar arriba o nada, si no lideran se sienten sometidos.

Relacionarse con el sexo opuesto ya antes era difícil, pero había fórmulas infalibles: dale regalos a una mujer, gasta en ella y estará contigo, y si baja la guardia lo suficiente, quizá obtengas sexo. Desde ahí está ya viciado todo, como varón, ¿còmo van a empatizar con una mujer si de entrada están a esperando a que se descuide para <<chingarla>>? En este sistema patriarcal el sexo no es una expresión mutua de afecto o deseo, es algo que las mujeres poseen y que hay rapiñar. Eso ya suena podrido por sí solo, pero si a eso le sumamos que dar regalos y gastar ya no es fórmula para obtener sexo [amor], entiendo por qué están tan enojados y asustados.

Eso veo más que nada: enojo y miedo

A diferencia de nosotras, están tan acostumbrados y orgullosos de su identidad masculina, que cuando dices <<hombre>> todos se sienten incluidos, entonces es muy complicado para ellos despegarse de lo masculino para analizarlo y criticarlo, porque lo sienten tan personal. Por eso esa imperiosa necesidad de desmarcarse, de decir «Ey, no todos los hombres…».

Hoy menos que nunca tiene idea de lo que necesitan y desean sus compañeras, porque nunca hubo necesidad de preguntárselo, y tener que hacerlo a estas alturas y reconocer que no saben la respuesta los deja desolados. Porque las mujeres ya quieren cosas, y piensan y trabajan y deciden y ellos la única forma que conocen para relacionarse con ellas es convertirlas en una especie de pseudomadre, que mime y sacrifique, pero cada vez menos mujeres queremos este papel y ante esto, ellos se imaginan inadecuados, que no son dignos de ser amados, de ahí la agresividad de muchos, es mejor rechazar a que te rechacen, agredir que ser vulnerable.

Y si a eso le sumas el feminismo que se está colando hasta en la televisión, el otro día estaba viendo por casualidad un capítulo de Lo que callamos las mujeres, de TvAzteca y el tema era la violencia doméstica y se habló de feminismo, con todas sus letras (lo cuestionable es que el más feministo era un vato y él explicaba todo), abiertamente, sin eufemismos, bien explicado, a mí eso me sorprendió, ¿se imaginan el shock que debe ser para ellos ver cómo el virus de la equidad se está esparciendo?

Y no es que ellos sean egoístas y no quieran que todes seamos seamos felices y plenes, es sólo que no conocen otra forma de ver el mundo, y cuestionarte cuesta mucho trabajo cuando lo que te plantean en apariencia habla de que eres malo y un tirano, porque a ellos de verdad les cuesta muchísimo asumir el machismo como algo que nos afecta a todos. Les pareció tonta la lógica de Legarreta sobre el dólar? Igualito se ven los vatos diciendo que el machismo no les afecta porque son hombres.

Varias veces me he topado con hombres que cuando les explicas que el machismo patriarcal es un sistema que trata básicamente de hombres explotando y matando a otros hombres y mujeres, les parece estupidísimo, no tiene ningún sentido que los hombres estén sosteniendo el sistema que los mata. Se ríen mucho, hasta creen que es la prueba de lo estúpidas y fantasiosas que somos las feministas.

Estamos tan alineados que lo que más protegemos es lo que nos está matando.

En mi tarea de difusión de la palabra en la causa feminista, me he topado con que a excepción de algunos hombres, lo demás es topar con pared. Yo no reconozco a ningún hombre como feminista, porque la verdad no creo que ningún vato pueda serlo, y además porque no es necesario. No es necesario que un hombre se diga feminista en tanto se revise y trabaje en su machismo interior y se pregunte para él què es masculinidad, y cómo el ejercimiento de esa masculinidad afecta a otres, eso se necesita de parte de ellos, y así su entorno se verá influido y ese vato será el más beneficiado, pues dejará de tener relaciones tóxicas y aprenderá el autocuidado. Pero la voz sobre el feminismo definitivamente tiene que ser femenina. Yo no me siento representada por ningún hombre, ninguno. Quizá Lorente, pero él está mil millones de años luz más allá de todes. Y ni así.

Y entonces es difícil, casi una batalla perdida esta del feminismo y los varones, cuando de entrada tienes que explicar por qué no es un privilegio no pagar cover, ni las pensiones alimenticias, ni que se tipificara el feminicidio 🙄 es el colmo, ellos también quieren morir por cuestiones de género…

Hasta ahora he conocido unos pocos que se les prendió el foquito, algunos lo bastante listos para cuestionarse y sobre todo algunos que son padres de niñas, que comienzan a cuestionarse el trato estúpido y vejatorio que sufrimos las mujeres sólo por ser mujer. Pero fuera de ahí, no tengo la más mínima idea de qué hacer con ellos.

Precisamente porque les tienen negado el amor y el cuidado, no necesitan lo que no conocen y asumen que no tienen mucho que ganar con eso de la equidad y sí mucho qué perder, como exhibir mujeres en videos, aprovecharse de su afecto, sexo y tiempo, hacer bromas sexistas, misóginas, usar a las mujeres en comparaciones degradantes 😒 en resumen, se acabaría la diversión.

¿Quién querría perderse la diversión?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.