Delincuentes uniformados

En nuestro país, el índice de delincuencia ha ido en aumento en los últimos años. Pero este cáncer no es exclusividad de los delincuentes, ya que también varios uniformados manchan sus uniformes implicándose en diferentes tipos de hechos ilícitos. Más que otra cosa, esto solo genera desconfianza en la gente que en muchas veces ante situaciones de peligro, se niega a pedir ayuda a la policía.

Al comenzar el año salto la información que en la ciudad de Caacupé fueron detenidos los miembros de una banda de asaltantes que era liderado por un oficial en actividad. En Salto del Guaira otro uniformado que prestaba servicios en un puesto policial de la mencionada ciudad, también era líder de una banda de asaltantes que operaba a nivel local. Dentro del cuartel general de la ex caballería, una joven de 22 años había denunciado a dos cadetes que prestaban servicio en el recinto, habían abusado sexualmente de ella dentro del mismo predio. Mientras este caso desataba la indignación por el ataque sexual, en el departamento de San Pedro, un agente de policía cometía un brutal intento de feminicidio: acribilló a tiros a su novia, una estudiante de 18 años y posteriormente se quitó la vida.

En otro suceso, una pareja vivió un doble episodio de inseguridad en Asunción. La pareja se percató que en horas de la madrugada, había ingresado un ladrón a su domicilio, por lo que dieron aviso inmediatamente al Sistema 911 y minutos después, llegaron hasta el lugar dos patrulleras policiales. Los agentes recomendaron a la pareja quedarse afuera mientras ellos inspeccionaban la casa, ya que el delincuente había escapado. Una vez que los agentes terminaron de revisar, la pareja notó que desaparecieron joyas valuadas en alrededor de G. 2.000.000 y dos celulares. Los celulares fueron rastreados GPS y finalmente fueron localizados dentro de la comisaría a la que se había pedido ayuda.

El 15 de febrero fue detenido otro oficial por intentar raptar y abusar sexualmente de una joven, a quien amenazó con un arma de fuego.. El mismo cuenta con un antecedente por coacción sexual en 2014 y fue calificado por sus camaradas como un “psicópata sexual”.

Todos estos sucesos nos llevan a plantear el motivo del por qué algunos miembros de las fuerzas policiales están involucrados en este tipo de acontecimientos. En lugar de velar por la seguridad de la ciudadanía estos parásitos se pasan asaltando, asesinando, violando y vendiendo drogas. Pero como siempre hay una luz en la oscuridad y no todo es malo, también existen policías que en medio de las limitaciones con que se desenvuelven son valientes y arriesgan sus vidas frustrando asaltos, sacando de circulación a sospechosos o buscados por la Policía, hasta salvando vidas.