Un astrólogo en San Bernardino

En la ciudad de San Bernardino vivió alguna vez un astrologo de origen alemán, su nombre era Walter Bauer. Bauer nació en la ciudad alemana de Gutenberg el 18 de enero del año 1887 en el seno de una familia de banqueros. La pasión por la astrología se despertó en el desde que era niño por lo cual empezó a publicar varios libros referentes al tema, viajo a varios países de Europa y Oriente en donde estudió filosofía oriental. Se recibió como doctor en Filosofía y letras, además fue miembro de varias academias intelectuales de Europa.

Un día el Doctor Walter Bauer dejo todo y se sumergió a la aventura de recorrer América. Tuvo pasajes por provincias argentinas viviendo como un ermitaño. Andaba a pie, con ropa justa, durmiendo a la intemperie, alimentándose de lo que le ofrecía la naturaleza o de la generosidad de la gente. Dicen los que llegaron a verlo que el doctor tenía un aspecto típico alemán. Una larga melena dorada que le llegaba hasta la cintura, una tupida barba y ojos azules.

Fue en el año 1924 cuando el Doctor Bauer llego al Paraguay. Se instaló en el jardín botánico por un tiempo (Algunos sospechaban que era un espía) luego se mudó a la ciudad de San Bernardino en una pequeña casa a las orillas del lago Ypacaraì. En la villa era conocido por las predicciones acertadas en su mayoría. Cuentan que al mismo Mariscal Estigarribia le aconsejo que suspendiera sus vuelos en avión (Poco después Estigarribia falleció en un accidente aeronáutico) y al famoso escritor francés Antoine de Saint Exupery, quien lo había visitado, le había dicho que iba a ser famoso gracias al arte que por sus condiciones de aviador. Hoy en día el francés es más conocido como escritor que como piloto de aviones (Peleo durante la segunda guerra mundial y desapareció en el mar).
Bauer poseía en su humilde choza varios libros e instrumentos para consultar los astros, vivía solo acompañado de una gran cantidad de gatos. Ya longevo, un hermano suyo vino desde Alemania con la intensión de llevarlo de vuelta a su país natal pero él se negó causando el disgusto de sus familiares. Finalmente el oráculo falleció en la ciudad de San Bernardino el 6 de diciembre de 1965.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.