¿Por qué es tan importante dormir bien?

Por: Alejandra Gutiérrez

Dormir es una necesidad biológica que permite restablecer las funciones físicas y mentales necesarias para poder funcionar adecuadamente. Sin embargo, cada vez se duerme menos y peor. Un ritmo de vida más acelerado, así como la necesidad de realizar infinidad de tareas a lo largo del día llevan a reducir el tiempo que se debería reservar al sueño, llevando a algunas personas a considerar una pérdida de tiempo todas las horas dedicadas a este aspecto.

La necesidad de horas de sueño varía de una persona a otra. Un adulto necesita normalmente de siete a ocho horas de sueño para sentir sus fuerzas renovadas. Sin embargo, hay personas a quienes la calidad de sueño les permite cumplir los mismos objetivos reparadores en menos tiempo, mientras que otras necesitan más.

Para determinar tus necesidades personales, haz una prueba: durante unos cuantos días seguidos, sin desvelarte y sin mayores preocupaciones, duerme hasta que te despiertes por ti mismo, sin despertador. Ve cuántas horas has dormido, si te sientes descansado, esa es tu necesidad de duración del sueño. Dormir más o menos tiempo puede producir alteraciones en tus actividades diarias. De hecho, si se duerme más de lo necesario, pueden existir problemas de concentración, cambios de humor o dolores de cabeza.

¿Sabías que después de pasar cinco noches seguidas durmiendo mal, tomar tres copas de alcohol producen un efecto equivalente a tomar seis sin ningún problema de sueño?

¿Qué hace nuestro cuerpo mientras dormimos?

Algunas hormonas como la del crecimiento, aumentan su producción, especialmente durante la fase del sueño profundo. Se forman nuevas proteínas, se regeneran las células y se repara el ADN dañado.

¿Qué pasa si no dormimos adecuadamente?

No dormir lo suficiente afecta las actividades físicas y mentales, así como al sistema inmune, por ejemplo:

  • Diabetes. Quien duerme menos de 6 horas o más de 9 cada noche podría desarrollar con mayor facilidad intolerancia a la glucosa y diabetes mellitus.
  • Regulación del apetito. Las personas que duermen menos tienen mayor tendencia al exceso de peso por la acción de dos hormonas que participan en la regulación del apetito: leptina (inhibidora del apetito) y grelina (estimuladora del apetito). Estas personas producen mayor cantidad de grelina y menor cantidad de leptina.
  • Hipertensión. Un estudio norteamericano concluyó que dormir menos de 5 horas por noche puede duplicar el riesgo de hipertensión arterial.
  • Depresión e insomnio. Las personas que presentan insomnio tienen más probabilidades de desarrollar trastornos de ansiedad y depresión.
  • Disminución de la capacidad de prestar atención, memorizar o recordar información, así como pérdida de reflejos.
  • Envejecimiento precoz
  • Fatiga crónica
  • Dolores musculares y acentuación de otros tipos de dolor.

¿Cómo dormir mejor?

  • Evita tomar bebidas con cafeína por lo menos 4 horas antes de dormir: café, té, refrescos, etc.
  • Evita fumar por lo menos 2 horas antes de dormir.
  • Cena al menos dos horas antes de dormir y que no sea ni muy abundante ni tampoco insuficiente como para pasar hambre. Alimentos altos en triptófano te ayudarán a dormir mejor, por ejemplo, leche, queso, pescado, almendras, semillas de calabaza.
  • Practicar ejercicio físico regularmente es excelente para la salud en general y específicamente para prevenir alteraciones del sueño. Sin embargo, es importante señalar que un ejercicio vigoroso poco antes de dormir puede llegar a ser perjudicial por el efecto estimulante que nos brinda la misma actividad física.
  • Evita ver películas de terror o con imágenes violentas por la noche.
  • La habitación debe tener suficiente ventilación y estar libre de luz y ruidos.
  • Es importante tener horarios fijos para dormir y despertar siempre a la misma hora, de manera que el mismo cuerpo se acostumbre a ello. Por eso también es conveniente que si sientes sueño, te vayas a dormir y no lo postergues por seguir en la computadora, en la televisión, leyendo o platicando.

Recuerda que el sueño es tan importante como cualquier otro aspecto de salud. ¡Por algo pasamos alrededor de un tercio de nuestra vida durmiendo! Así que te recomiendo seguir estos sencillos pasos para lograr mejorar tu calidad y cantidad de sueño. ¡No olvides compartir esta información!

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Hierbabuena’s story.