Círculo Vicioso

Abro las redes sociales para saber que está ocurriendo en el país y luego me arrepiento de ello. No se terminan las fotos de los heridos, el número de los caídos, el sufrimiento de los que están afuera, en las calles y de los que están adentro, en sus hogares. No logro despegarme de la pantalla. Estoy esperando, buscando, como si fuese posible encontrar una buena noticia de este lugar. Al final no puedo más y me alejo del teléfono y de la computadora. Me alejo de todo lo que se comenta, de los vídeos que se comparten. Me olvido del Internet por unas horas, pero el remordimiento no me deja tranquila. Sufro porque no sé lo que está pasando. Sé que hay gente que está muriendo mientras me oculto en mis propios pensamientos. Muertos, heridos, detenidos y yo intento abstraerme de esa realidad. Decido abrir alguna red social y me abruma nuevamente todo lo que pasa. Pero ya no puedo alejarme de ellas porque yo misma lo vería como un acto de indiferencia.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.