¿Aceptar o rechazar el cambio?.

Por alguna razón hemos adquirido la idea errónea de que los cambios no son del todo buenos o al ver que una persona a modificado algún aspecto de su vida tendemos a rechazar esa nueva conducta, no por que sea algo negativo sino por que es diferente a lo que estamos acostumbrados.

El cambio es parte de la vida, inevitable y sano. Al adquirir nuevas experiencias se van modificando nuestros conceptos generando diferentes actitudes. En cada etapa de nuestra vida va cambiando nuestra manera de pensar, o ¿tenemos las mismas ideas de cuando éramos adolescentes?.

La vida no es estática, es nuestra naturaleza evolucionar; por lo que aceptar el cambio hace que la vida fluya sin tanta traba.

No aceptar el cambio tiene consecuencias tales como:

Vivir en el pasado:

Añorar lo que antes teniamos, añorar como éramos

Actitud negativa, pensamiento infantil:

Esperar que todo sea como antes

Aceptar el cambio tiene sus beneficios:

Vivir en el presente:

Reconocer que no somos los mismos, pensamos diferente, sentimos y actuamos diferente.

Actitud positiva o pensamiento maduro:

Esperar que las cosas sean mejores, nuevas diferentes.

Los cambios buenos y malos son resultado de nuestras decisiones. Si te encuentras en una situación que te causa dolor, tristeza o lamento; cambia, rectifica tu actuar, reconoce, acepta los errores y evoluciona a una mejor versión.

“No podemos cambiar, no podemos alejarnos de lo que somos hasta que aceptamos lo que somos. Entonces el cambio parece llegar casi desapercibido.” Carl Rogers.
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Psic. Erika Almanza’s story.