Las palabras y las cosas

Cuando nombro, cuando designo, lo hago para dominar, para tener alguna noción de control sobre un mundo que es infinitamente más poderoso que yo.

Esa es una de las pocas cosas útiles que he aprendido en la carrera. Cuando la escuché, la vinculé con la colonización, la pérdida de la lengua, las cosas que para mí son tetelques pero dejan de ser mías cuando alguien me ve como imbécil porque no soy capaz de explicar a qué me refiero en otro idioma que no sea el mío.

Nombramos para dominar. Para controlar. Para tener alguna noción de agencia.

Hace poco, poquísimo averigüé que lo mío tiene nombre. Sé ahora cómo se llama esto que nunca me ha dejado vivir.

Ahora que tiene nombre, quizá lo pueda dominar.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.