La vida en fotografías.

Soy alguien que valora y siente pasión por la fotografía. No me paso el día fotografiando, ni siquiera soy bueno, pero me gusta expresarme con fotos, editadas o no editadas. No estoy obsesionado con la fotografía, simplemente me gusta y la hago cuando algo me inspira o me llama la atención. Tampoco tengo una cámara profesional, ni siquiera uso una cámara. Uso el móvil, es algo que siempre llevo encima. La verdad es que el que tengo sí que saca fotografías con bastante calidad, aunque no comparado con una cámara, claro. En resumen, que para mí es más importante la capacidad de poder expresarte y hacer buenas fotografías, sin depender de la calidad de estas a nivel de resolución.

Esta de arriba, es la típica fotografía de un atardecer, simplemente. Para un fotógrafo será una fotografía más del montón, porque hay miles como esta. Pero simplemente quiero poner algunas fotos que (aunque ahora no) en su momento me hicieron sentir que me había salido una buena fotografía, bonita y agradable de ver.

Esta la saqué en Asturias, desde una casa rural en un pueblo llamado Asiego de Cabrales. Observé que desde esa ventana se veía un paisaje precioso e hice unas cuantas fotos. Luego usé a mi hermana como modelo en algunas fotografías con fondos del interior de esa preciosa casa y, cuando vi los cables eléctricos por la ventana, se me ocurrió decirle a mi hermana que colocara las manos para que pareciese que estaba cogiéndolos. Después edité la foto jugando con el contraste y el brillo, no me gustan los filtros, no soy de esos que se pasan el día publicando fotos en instagram de cada momento de su vida y le pone un filtro a la foto y ala, asunto arreglado, una fotografía digna de… National Geographic, animal.

Estaba bastante aburrido en casa, con calor y sin nada que hacer y, aprovechando que tengo móvil nuevo (Xperia Z3) con cámara buena (lo que yo quería), me puse a dar vueltas por la casa para estrenar la cámara del móvil. Entre en el baño e hice varias fotos, las cuales aún tengo guardadas por si acaso se me ocurre algo para sacarlas provecho. Esas fotos que ves arriba son, lógicamente, el antes y el después. Vi los jabones encima de esa rejilla plateada (aunque más bien vi la rejilla con los jabones encima) y se me ocurrió intentar que esas rejillas se convirtieran en rejas. Así que simplemente seguí el proceso que ves ahí arriba, puse la mano de forma que parezca que desea escapar y luego recorté la foto y la puse en blanco y negro, con algunos ajustes de contraste y brillo en algunas zonas.

Creo que se nota bastante esa diferencia entre un gilipollas tocando la reja con la mano desde abajo y esa foto acercada y dramatizada con un efecto blanco y negro.

Lo bonito de las fotografías es conseguir que la gente vea lo que tú quieres que vea pero que realmente no es.

Pues el texto que había escrito para esta fotografía se me ha borrado. Así que tendré que volver a expresar lo que quería. Esta fotografía la hice el mismo día que la del baño, porque me aburría. Observé que la luz que entraba a mi cuarto plasmaba unas sombras con unos reflejos rojizos y me gustó. En cuanto vi mi sombra en aquella pared del pasillo, instantáneamente hice la fotografía, una mano intentando alcanzar el enchufe. Me gustó como salió la fotografía, aunque no sea una fotografía digna de Snapchat, pero lo importante y lo que más me gustó es el mensaje. No veo necesario explicar el mensaje que da la fotografía a alguien que está leyendo esto (si es que llegas hasta aquí) desde su correspondiente dispositivo electrónico.

Con esta fotografía me despido. Una simple y típica foto de un atardecer en una ciudad, como lo es Madrid.

Te doy las gracias si has llegado hasta el final de este texto en el que solo cuento una parte de mi vida sin esperar respuesta.

Viva el arte.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Humocéfalo.’s story.