Después de publicar

Consejos para escritores

Muchas veces se compara la maternidad con la escritura, y es que la analogía es perfecta: concebir una idea, darle forma, establecer todos sus órganos vitales y, por supuesto, pasar por todos los dolores de darle un cuerpo y tenerlo entre tus manos. A parte, hay que registrarlo y obtener su número de registro poblacional.

Todo un proceso, pero, al igual que con la madres, el trabajo no termina con dar a luz. Escribir y publicar un libro es solo el primer paso, luego sigue verlo crecer y desarrollarte, sumergirse en la sociedad, interactuar e influir en la vida de otros… el escritor, como una madre, debe asegurarse de que lo haga de la mejor manera posible y eso es mucho más difícil que el parto.

Promover un libro es complicado, sobre todo para los autores auto-publicados. Llegar a los lectores, entre tantos libros del mercado, es una tarea extenuante y exige mucho tiempo, pero es necesario porque es la parte más importante. También es cierto, sin embargo, que ahora es mucho más fácil realizar esta hazaña, porque las redes sociales facilitan la comunicación entre autor y lector, la cual resulta ser el mejor medio de promoción.

Las redes sociales, los blogs, páginas web, listas de correos, etcétera son una gran herramienta para dar a conocer a un autor y a su trabajo y, además, el internet nos ofrece muchísimos recursos: conseguir reseñas y comentarios de lectores, realizar booktrailers, ser recomendado en Goodreads y otras plataformas similares, participar de manera especial en un blog que ya cuente con seguidores… y para sumar, está la disposición de los usuarios a compartir. Todo esto es maravilloso, pero no tiene sentido aprovechar todo esto si el escritor no logra transmitir lo que desea a sus lectores.

Los autores independientes tienen la desventaja de no tener el sello de calidad que ofrece una editorial, muchos desconfían de un escritor auto-publicado porque no quieren perder su tiempo con libro de un amateur. ¿Qué imagen le estás dando a tu hijo en las redes sociales? Cuando alguien escucha sobre tú libro y busca tu trabajo en internet, ¿qué es lo que encuentra? Tu imagen de autor es el apellido de tu libro, es el escudo de la familia, ese sello de garantía que llevará al lector a confiar en tu libro, a abrirle las puertas de su hogar y darle un lugar en su librero. ¿Tú imagen de autor refleja que eres un escritor serio o un aficionado?

Cuando compartes contenido en redes sociales, alguien te menciona o escribes como invitado en el blog de otros estás ampliando tu alcance, puedes llegar a vincularte realmente con tus lectores, saber lo que buscan e informarles de las novedades. Si logras una relación con ellos y la mantienes, tendrás una audiencia dispuesta a recibir futuras publicaciones y más aún si creas una marca reconocible que se relacione con tu trabajo; todo lo que lleve el escudo de tu familia literaria estará aprobado de antemano.

La marca personal refleja al autor y a su trabajo, es el sello editorial del escritor auto-publicado, es el escudo de armas que indica el linaje de una obra, es el boleto de entrada de un libro al interés de quien no conoce al autor y la garantía de calidad para quien sí.

Crear una imagen de autor no es difícil, solo es importante tener claro tu concepto como autor: ¿qué genero escribes?, ¿a quién va dirigido?, ¿qué temas tratas? Una vez que eso esté resuelto, necesitarás un logotipo, imágenes de portada y perfil para redes sociales, un diseño congruente para tu blog o página web, pautas para publicaciones uniformes… todo el kit. Siempre es bueno buscar la ayuda de un diseñador profesional, que pueda orientarte y desarrollar tu concepto con buena calidad.

Así que, ¿ya pensaste cómo será el escudo de armas de tu libro?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.