Recomendación de marzo

Puertas adentro de Godofredo Olivares

¿Alguna vez te has preguntado quiénes son los vecinos, tu jefe, la señora de la tienda?

Es curioso como percibir la existencia desde nuestro propio punto de vista nos cierra las puertas al mundo de los otros. Las personas se convierten en personajes con un único rol en la trama de nuestra vida. Rara vez somos conscientes de que el guardia de seguridad anónimo a quien vemos todos los días es, a parte, un padre; que nuestro padre es, quizá, esposo; que un esposo es el empleado de alguien, y que un empleado es también hermano. Pero más allá de los roles que desempeñan, las personas también son en su propio mundo.

Puertas adentro nos ofrece un rápido vistazo a tantos mundos diferentes como lo permite un edificio residencial. Inmersos en la melancolía que envuelve la rutina, cada personaje nos muestra, entre sueños y recuerdos, la percepción que tiene de la vida y sus vecinos. Todos ellos unidos en el espacio y en el tiempo pero separados por sus consciencias desconocidas para los otros.

Godofredo Olivares nos dibuja las habitaciones mentales de los residentes a través de distintos narradores, cada uno enriquecido con un pasado nostálgico, un presente melancólico o un futuro añorado. En los cuentos se encuentra una constante reminiscencia, un volver al pasado: recordar, reparar, revivir. El autor nos sumerge en la experiencia del hombre arrepentido, el niño preocupado, la mujer glotona, el corazón roto, el duelo… experiencias de ese ser ajeno a nuestra propia percepción de quienes son a nuestro lado.

Por miedo a no hacerle justicia a la prosa del autor y con la intención de que esta hable por sí misma, compartimos aquí un extracto que, creemos, puede representar un poco de lo que Puertas adentro nos ofrece:

Los cubiertos están dispuestos, los platos servidos y frente a ellos, una pequeña familia sin charla, instalada en la cotidianidad indolente, que se pasa royendo los días bajo una intensidad que no se desborda nunca. El padre, eterno afligido de lo que pudo ser y no fue; la madre, una aquejada crónica del desencanto amoroso, y la hija, una enferma contagiada de la desdicha de ambos.

*Puertas adentro es una publicación de Ediciones Arlequín.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated ISMO’s story.