¿Qué entendemos por oportunidad?


Pareciera obvio pensar que el mundo está lleno de oportunidades. Sin embargo, hay quienes piensan que no es así. Que es muy complicado encontrar una oportunidad que sea realmente buena para salir adelante.

Esto me hace pensar que hay diferentes tipos de oportunidades, y las podríamos clasificar en tres: regulares, buenas y excelentes. Aún con esta clasificación, la idea de que estamos rodeados de oportunidades sería cierta. A lo mejor y hay un 60% de oportunidades regulares, 35% de buenas y sólo el 5% restante, de oportunidades excelentes.

Con estos números yo estaría más que entusiasmado, ya que en cada esquina, como se dice, podría encontrarme con algo interesante. Así que, al final del día, podría estar frente a decenas de oportunidades que a lo mejor no tocaron a mi puerta, pero que están ahí para ser aprovechadas.

Lo que no comprendo, y la verdad me intriga, es cuando alguien platica con otra persona y el tema de conversación es una oportunidad. Conforme va transcurriendo la charla y se van enterando de las cosas, la mayoría de las veces ponen cara de que no les gusta y deciden pasar.

Como si las oportunidades fueran un traje a la medida, en el que si no encaja algo bien en ellos como: habilidades por aprender, libros que leer, metas que cumplir; entonces deben corregirlo para poder ser aceptado por la persona. Tristemente veo que mucha gente piensa de esta manera. (por eso mi intriga)

Las oportunidades son precisamente oportunidades porque muchas de las partes no encajan o les hace falta algo. Y es ahí donde entra el ingenio, la destreza, el esfuerzo, la constancia, la determinación, la perseverancia, el compromiso, la disciplina, de las personas que aceptan el desafío y se entregan a la tarea de hacer lo que es necesario.

Si todo estuviera listo, perfecto y terminado, ¿cuál sería la oportunidad?

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Ian Arias’s story.