Fútbol sala femenino: lucha y recompensa

El Hércules San Vicente se ha llevado el título de liga, tras una competición donde todo se ha decidido en las últimas jornadas

La plantilla del Hércules San Vicente Fútbol Sala Femenino tras ganar el campeonato / Foto de Ana Gimeno

Las normas están claras cuando entras a un colegio: el fútbol es de chicos. Pocas veces se ve a una niña en el patio yendo detrás de un balón. Normalmente se les dice que son juegos de niños, que ellas deben ir a jugar con muñecas o a mamás y papás. Pero las que se atreven a entrar al campo, pueden verse sometidas a una presión y un acoso brutal.

Sin embargo, este no es el caso de las chicas del Hércules. Haciendo caso omiso a los prejuicios dentro del fútbol, han sido constantes durante la competición. Por ello, se alzaron con el título de la liga autonómica, en una temporada que se decidió, prácticamente, en los últimos partidos.

“Si te quieres dedicar al fútbol sala en plenitud, en España poco vas a hacer, pero si te vas fuera vas a ganar dinero” afirma Anais Torres

La ayuda desde el puesto técnico

Andrea Lacrampe en su etapa como jugadora en la Universidad de Alicante / Foto de Costa Comunicaciones

Para todas ha sido una batalla brutal, en la cual han pasado gran parte de la liga sin saber el resultado final. Pero sin duda hay que tener en cuenta el gran trabajo por parte del equipo técnico, con Andrea Lacrampe (30 años) de entrenadora.
Tras 11 años de su vida dedicados al fútbol sala, Andrea es: bicampeona de la Liga nacional, campeona de la Supercopa de España y la II Copa de las Naciones de Clubes (todo con el Club Femesala Elche). Además fue convocada por la Selección Española de Fútbol Sala Femenino, asegurando que “merecía esa oportunidad”.

Así es la instructora de las campeonas. Una gran jugadora a nivel nacional con un increíble palmarés deportivo, que ha conseguido instaurar su modo de jugar dentro del equipo: “Se han esforzado mucho para entrar dentro de una dinámica de fútbol sala, y justo dentro de un sistema de juego que yo les intento enseñar. Y lo han conseguido. Ha sido un verdadero reto, por ser jugadoras tan diferentes como ellas”.

Lacrampe: “Hemos conseguido un grupo muy competitivo y comprometido, se nota en la actitud que demuestran: tanto en los entrenamientos como en los partidos”

Andrea perdió la ilusión por jugar, por lo que decidió apartarse de los campos durante un tiempo. Pero caprichoso es el destino, que le otorgó el puesto de entrenadora del Hércules, como explica ella, casi por azar: “Lo de ser entrenadora vino un poco de repente. Yo me iba a tomar un año sabático, que todavía no he tenido. Entonces una persona en común entre el club y yo pensó que yo era la persona idónea para asumir ese cargo. Y así fue, sin pensarlo”.

La desigualdad de género en el deporte

El machismo dentro del ámbito deportivo es algo, por desgracia, a lo que la gente está acostumbrada. Se ven trifulcas, insultos, chistes ofensivos y burlas a diario. Tampoco es raro ver comentarios como estos por las Redes Sociales:

Lo malo es que la sociedad ha aprendido a normalizar este tipo de comportamientos. Como dice Andrea Lacrampe: “Siempre se ha dicho que es un deporte de chicos. A día de hoy se van consiguiendo cosas, pero muy poco a poco. Todavía hay mucho camino por recorrer”. Y es cierto que con el tiempo se está normalizando pero, como dice, aún quedan muchos años para que exista una verdadera igualdad.

Sobre ello también ha hablado Anais Torres, que a sus 16 años se ha convertido en la portera titular del Hércules San Vicente. Como afirma la joven guardameta: “Cuando estás jugando te pasas los días escuchando los típicos comentarios sobre que en los equipos femeninos solo hay bolleras”.

Lucía García: “Le ponemos las mismas ganas, nos gusta el balón igual que ellos y sobre todo: queremos al fútbol de la misma forma que ellos”

La arquera del equipo de San Vicent del Raspeig defiende el fútbol femenino como lo hace con su portería, alegando qué “no hay que darle tanto bombo a los hombres y tan poco a las mujeres. En vez de poner un partido de fútbol sala femenino al año y 20 del masculino, que se reparta mejor. Igualdad es lo que queremos”.

Anais, portera del equipo, y Lucía, la capitana / Foto de Ana Gimeno

Lucía García (de 20 años), es la capitana del equipo. Ella ha sido la encargada de tutelar el equipo dentro del terreno de juego. Su referente en el fútbol es Carles Puyol, y como Anais, piensa que el machismo es una pena, ya que degrada un deporte tan bonito como es el fútbol. En palabras suyas: “Es un poco injusto que no se valore igual. Pero poco a poco eso va a ir cambiando y seremos más valoradas. Espero que dentro de unos años no miren mal a una chica cuando se ponga unas zapatillas de fútbol”.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.