¿De verdad Game of Thrones es tan buena?

Me encanta Game of Thrones.

En negrita: Me encanta GoT. Llegué al tren tarde, a un mes de empezar la sexta temporada y me vi las cinco anteriores en dos semanas, unas buenas vacaciones. Y aunque no puedo ni pretendo ocultar mi gusto por la serie o las horas que me pase leyendo en foros teorías de fanáticos sobre quien es la mamá de quien también invertí una considerable cantidad de tiempo leyendo como todo este lado de Internet se ponía deacuerdo en señalar que es la mejor serie de la historia. Lol, no.

Hasta donde tengo conocimiento no existía ninguna otra superproducción live action para televisión de fantasía épica medieval así que GoT es pionera y no se puede comparar con otra serie en los puntos que resalta una historia de fantasía épica medieval; así que la más cercana es El Señor de los anillos. Como son dos productos cinematográfico y ambas gozaron de altos presupuestos no voy a tener problemas en compararlas y así plantear porque considero no sólo no es la mejor serie de todos los tiempos (Lol, no. Otra vez), sino más bien que ni siquiera entraría al top 10.

¿De verdad nos importan las muertes de todos esos personajes secundarios? Los chistes al respecto son comunes y fáciles porque en esta serie muere gente a cada rato. Muere tanta gente que ni siquiera tenemos tiempo para sentir la muerte de un personaje secundario irrelevante para al espectador cuando ya ha muerto uno más en la otra punta de Poniente. Hay tantos personajes con tantos arcos argumentales que no podemos seguir y más importante sentir dichos arcos, si no te las ves de tirón con mucha dificultad podrías recordar quién es quién, qué relación tiene con cuál o por qué está ahí en ves de allá. El Señor de los anillos tenía tres y un par de secundarios y en menos de lo que dura una temporada desarrolló, exploró y finalizó de manera magistral esos arcos argumentales. Cuando creímos a Gandalf muerto, dolió. Cuando Boromir murió, dolió. Cuando Frodo casi la palma todos lo sentimos. ¿Pero quien realmente llora a Khal Drogo o a Oberyn Martell? Demasiados personajes. Demasiado arcos. Poca reacción emocional a golpes emocionales "fuertes". Es triste, y no por las razones correctas. Además gasta demasiado tiempo en sexo en vez de expandir su guión pobremente contado. Podrías meter minutos hablando sobre intrigas políticas o de esa antigua magia oscura pero contar que Podrick la tiene grande es más importante.

Y tiene serios problemas de dirección.

Nerdwritter tiene este estupendo video explicando porqué La Batalla del Abismo de Helm es una masterclass en dirección. Pero la dirección de GoT es caótica. Se supone que una batalla lo es pero tanto El Señor de los anillos o Rescatando al soldado Ryan tienen secuencias donde representan el caos y son perfectamente coherentes. Siempre sabes donde estás. Qué hacen los personajes y que ritmo lleva la batalla. En GoT hay algunos momentos buenos, pero poco más. Y los dragones quemando toda una flota salida de la nada tampoco ayuda.

Los ritmos aquí son muy irregulares no sólo en la batalla, sino también en la narración problema surgido del punto anterior. La tensión de un momento se corta o contrasta al ver otros personajes haciendo sus cosas sin enterarse de nada. Y no es que el espectador tenga información y algunos personajes no para hacer uso del suspense, porque dicha información de King’s Landing tampoco es que afecte a Essos.

Y quizá lo peor es que se hizo una serie sobre personajes buenos y malos. La primera temporada fue buena, la segunda estuvo ahí ahí, la tercera regular y la cuarta y quinta bajaron mucho de nivel. La sexta se salvó porque terminó por atar cabos para llevar al conflicto final pero en ese proceso quitó las máscaras y dejó a los personajes más planos y predecibles. Lo único que nos queda especular es quién se casa con Daenerys.

Estoy viendo Vikingos y siendo ambas historias medievales quizá ya tenga algo más claro con que hacer una comparativa, pero hasta ahora GoT es solo una buena historia con serios problemas de narrativa, ya me pregunto como habría sido de habérsela dado a Peter Jackson. Mejor que ahora eso seguro.