Para validar hay que trabajar

Por: Bryan Navarro, Business Illuminatto

Imagine un negocio sin ventas.

Aunque puede llegar a sonar lógico que cualquier negocio requiere de ventas para poder subsistir en el tiempo, la realidad es que muchos emprendimientos surgen de una idea que en muchos casos resultan ser simples ocurrencias.

Se dice en muchas ocasiones que una idea por sí sola no tiene ningún valor, es por ello que para generar ese valor como emprendedores debemos empezar por validar, validar y seguir validando.

¿Cómo dar esos primeros pasos?

Proceso de Brainstoming Típico en ImagineXYZ
  • Dejé el ego atrás: Lo que usted cree no es más que una serie de hipótesis que debe poner a prueba.
  • Deje atrás las ocurrencias y empiece a trabajar: Olvídese de su idea y busque los problemas y/o necesidades reales del mercado.
  • Arróllese las mangas y ensúciese las manos: Las mejores ideas no surgen en una oficina frente a una computadora o en la ducha mientras se baña, por el contrario las oportunidades reales se identifican al interactuar con expertos e involucrados en los mercados de su interés.
  • Nuevamente dejé el ego atrás: Lo que a usted le guste, puede que su mercado lo deteste y sus ideas deban cambiar por completo.
  • Dejé el miedo atrás: Si nadie sabe lo que quiere hacer, nadie le podrá ayudar y más importante aún nadie podrá validar su trabajo y esfuerzo.
  • Nuevamente dejé el miedo atrás: Si tiene miedo de que le roben la idea en una conversación de 5 minutos, probablemente si sale al mercado se la roben y la mejoren en menos de lo que pensó.
  • El yo creo no existe: Sus clientes esperan soluciones que les proporcionen valor y que se ajusten a sus propias necesidades.

Sí decide emprender, si ya está emprendiendo o sí quiere apoyar a un emprendedor, lo mejor que puede hacer es pasar de los:

  • Post-its, notas, dibujos, bocetos, códigos, maquetas u otros instrumentos.
Rayar, rayar y rayar es parte del proceso
  • O de los “Yo Creo”, “Tal vez funcione”, “Seria chiva”, “Fijo todo mundo lo compraría”, “Suena demasiado cool”, etc.

A una validación real en donde intervengan muestras de sus mercados potenciales, recomendaciones, valorizaciones y una adecuada priorización en donde se identifique que es completa y estrictamente necesario.

Dejen los “nice-to-have” o esos aspectos que no generan mucho valor para después, no incluya lo que no es bien aceptado por el mercado (aunque sean aspectos de su preferencia). Basado en las expectativas de sus clientes y el costo-beneficio real que se proyecta, identifique que mercados potenciales dejaron de serlo.

Si tiene una idea loca y ambiciosa, aunque los resultados no salgan como esperabas tenga la certeza de que durante el proceso alcanzará grandes experiencias, contactos y aprendizajes. Pero no olvide estudiar, investigar, preguntar, experimentar a bajo costo con prototipos, corregir, adaptarse, sonreír y trabajar, trabajar y trabajar en validar todas sus hipótesis.

Una adecuada validación le puede dar los insumos necesarios para crear un producto ajustado a las necesidades de un cliente y este producto le podrá generar las ventas para crear, sostener y posicionar un negocio.