¿Qué maquillaje utilizo?

Una vez seleccionada la ropa, nos enfrentamos a otro gran dilema: “¿Qué maquillaje utilizo?”.

Bien, en primer lugar, debemos identificar la ocasión por la que nos vamos maquillar. Y, por supuesto, tener muy en cuenta el tiempo que tenemos para hacerlo. Algunas de las mujeres ya estamos muy acostumbradas a maquillarnos con rapidez pero, si tú no eres una de ellas, trata de medir muy bien el tiempo que tienes para realizar tu maquillaje. Una vez que lo sepas, ve al siguiente paso.

En función de nuestra ropa, debemos elegir nuestro maquillaje. ¿Vamos arregladas? ¿Vamos informales? ¿Vamos de diario? ¿Cómo vamos, chicas? ¿Qué colores tenemos en nuestra ropa?

Es un error pensar que cuanto más maquillaje usemos, más guapas estaremos. Es una equivocación que cometemos la mayoría de las mujeres, pero la realidad no es esa. El auténtico fallo es pensar que la sencillez no es belleza, sino escasez de ella. Si quieres mostrarte bella, aprende a medir la cantidad de maquillaje empleado en función de la situación. Por ejemplo, chicas. No es lo mismo maquillarse para una fiesta, que maquillarse para una cena. Y, por supuesto, no es lo mismo maquillarse para un plan nocturno, que para tu vida cotidiana. Es muy importante tener conciencia de ello, puesto que se tiende a pensar que cualquier maquillaje es acertado para cualquier ocasión, y no es así.

Para un plan nocturno, puedes emplear colores fuertes para los ojos o los labios. Por ejemplo, el negro para tus ojos o el rojo para tus labios. Son colores que quedan muy bien a la hora de hacer vida nocturna. Aún así, utilízalos con moderación y nunca unidos. Si los empleas de manera conjunta, tiende a cargar demasiado el rostro de maquillaje. Una cara cargada nunca es signo de belleza. Si empleas un color fuerte de ojos, mi consejo es utilizar un color suave de labios e incluso de colorete. Yo, personalmente, para este tipo de ocasiones, prefiero este maquillaje. De esta forma, conseguirás un maquillaje nocturno muy cuidado. No queremos parecer un cuadro. ¿No, chicas?

De igual forma, si preferís utilizar un color de labios fuerte, es aconsejable emplear un tono suave en tus sombras de ojos. Este tipo de maquillaje es más aconsejable para ocasiones más especiales, como por ejemplo una cena. Aún así, si preferís utilizarlo como un maquillaje de fiesta, no quiero decir que prescindáis de las tonalidades fuertes. Es más, puedes, y debes, hacer uso de un color fuerte en tus sombras, pero siempre con suavidad.

Además podemos emplear el contorno de cara. Es una técnica muy buena, pero un tanto compleja. Esta técnica es recomendada para este tipo de planes, pero no para diario. Es un maquillaje fuerte y elaborado, por lo que ponerlo en nuestra cara de forma diaria puede llevarnos mucho tiempo, esfuerzo y dinero. Depende del tipo de cara que tengas, debes realizarte el contorno de una forma u otra.

Si por el contrario nos enfrentamos a nuestra vida diaria, sin más movimiento que una salida de tarde o ir al trabajo, mi recomendación es un maquillaje natural. Cuanto más natural sea, mejor. Aquí es cuando más debemos hacer uso de la palabra “sencillez”. Una buena base de maquillaje, unos polvos compactos para fijar nuestro maquillaje y hacerlo más natural, un par de toquecitos con un colorete muy suave, un poquito de rimel y un buen brillo de labios son la clave para nuestra cotidianidad. Creeme, si lo que quieres es verte guapa y natural en tu día a día y ahorrar tiempo, este es el método acertado. Tan solo te llevará pocos minutos.

Además, si tenemos una salida de tarde y queremos hacernos ver más arregladas, podemos introducir una delineación de ojos con nuestro eyeliner e incluso sustituir el brillo por un pintalabios.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Inma Lozano López’s story.