GOBIERNO DE COSTA RICA Y PANAMÁ PIDEN A PAÍSES ACOGER MIGRANTES IRREGULARES

Por: Dominique Navarrete Carrera

Juan Carlos Varela y Luis Guillermo Solís se reúnen para hacer un llamado a los países de la región para que den albergue a las personas que permanecen hacinados en Panamá y Costa Rica a la espera de llegar a EE.UU.

https://es.panampost.com/wp-content/uploads/Panam%C3%A1-costa-rica-hait%C3%AD.jpg

Este viernes, Juan Carlos Varela, presidente de Panamá, junto a Luis Guillermo Solís, mandatario de Costa Rica, solicitaron a los demás países latinoamericanos recibir a los emigrantes irregulares, en su mayoría provenientes de Haití, que permanecen en estas dos naciones a la espera de arribar a Estados Unidos.

Según el portal web de noticias Lainformacion.com, Juan Carlos Valera sostuvo una reunión de cinco horas con el presidente Solís en el distrito panameño de Boquete, el cual está muy cercano a la frontera con Costa Rica. Instancia en la cual Valera señaló que “la búsqueda de una solución definitiva a esta crisis no sólo está en sus manos, sino que en la cooperación de los otros países de la región.”

Al término de este encuentro, donde participaron las autoridades de seguridad de ambos estados, el presidente Juan Carlos añade: “No podemos solamente cerrar fronteras, al final son temas humanitarios que tenemos que tener en cuenta.”

Se estiman que son miles de migrantes pertenecientes de países como Haití, Cuba, Asia y África; los que llegan hasta la República de Panamá y la de Costa Rica, lugares que se convierten en parte de su ruta, donde su final que es EE.UU, esto bajo el contexto de nuevas oportunidades y mejores condiciones de vida.

No obstante, desde el pasado noviembre del 2015, Nicaragua cerró su frontera a estas personas, situación que impide que puedan continuar su travesía hacia el norte por el territorio centroamericano.

“El Gobierno de Costa Rica en una acción deliberada e irresponsable, lanzó y sigue lanzando sobre los puestos fronterizos del sur de Nicaragua a miles de ciudadanos cubanos que permanecían en su territorio. Nicaragua demanda a los organismos internacionales competentes atender con urgencia esta denuncia, atender igualmente la grave crisis que la irresponsabilidad de Costa Rica ha generado violentando convenios, fronteras y derechos”, así señaló, en dicho periodo, la porta voz y primera dama Rosario Murillo al portal de El Financiero de México.

Por tanto, durante esta semana, los mandatarios panameño y costarricense señalaron que ha iniciado una serie de conversaciones formales con otros países de la región, los cuales no fueron detallados, para restablecer de forma segura a los emigrantes irregulares que permanecen varados en dichas naciones.

“Todavía estamos en un fase muy preliminar. Hemos conversado de una forma bastante informal con jefes de Estado de diferentes países.”, manifestó Luis Guillermo Solís, presidente de Costa Rica.

A su vez, el Jefe de estado costarricense añadió: “Parte de lo que hemos acordado es generar las condiciones para que esas consultas se profundicen.”

Según informes de las autoridades de la República de Panamá, cada año más de 30 mil inmigrantes procedentes de países suramericanos cruzan el territorio del país caribeños con la intención de llegar residir a los Estados Unidos.

Ambos presidentes propusieron como acuerdo común una mayor coordinación en materia de seguridad para controlar los flujos migratorios. Además, fueron testigos de la firma de un pacto bilateral para identificar a migrantes irregulares peligrosos.