Correr por correr

¿Correr por correr? De eso nada, el atletismo es un deporte que te enseña a sufrir, superarte y ser amigo de tus rivales.

Llevo la mitad de mi vida haciendo atletismo y sinceramente no sé qué fue lo que me llamo la atención ni porque me apunte. Quizás el hecho de que pocas cosas se me han resistido y, sin embargo, el atletismo me ha plantado cara, me ha hecho ver que no todo se consigue tan fácil y que para ello tienes que sufrir e insistir. Me ha hecho descubrir lo que es la constancia y la superación. Ver como si se entrena, se mejora. La satisfacción que da ver como llegas donde te has propuesto es increíble y es lo que te mantiene vivo en este pequeño gran deporte.

La alegría de una marca personal o una mínima, con todo el trabajo que lleva detrás, es algo inexplicable. Es el resultado de todas las pájaras, de todos los entrenamientos con o sin lluvia, con más o menos grados. Es el resultado de una lucha constante entre el reloj y tú mismo y no hay mejor sensación que ver que se puede llegar más lejos y que los límites los estableces tú.

Como en la vida misma, no todo son buenas épocas ni logros. Hay épocas de querer dejarlo todo y parar de intentarlo. Pero hay que saber seguir, y si las cosas no salen hoy, saldrán mañana o pasado, o quizás dentro de más tiempo, pero hay que pelear porque salgan y aguantar, porque eso también es hacerte fuerte.

Las competiciones se supone que son una muestra del trabajo que hay detrás, pero no siempre es así. Detrás hay muchas cosas, como un mal día o una falta de motivación. No siempre se llega al 100%, deseando superar a otra persona que no es más que uno mismo y así pasa, que las cosas no salen. Hay que saber cómo entrenar tanto lo físico como lo mental, y lo segundo es mucho más difícil que lo primero, pues siempre se tiende a lo fácil y al “no puedo”, sin intentarlo o haciéndolo con desgana. He aprendido que si buscas algo, lo encuentras y que las marcas en algún momento llegan si se pelean.

No pongo en duda que en otros deportes no se pongan piel y alma, pero lo que veo en una pista de atletismo, no lo veo en ningún otro lado. Aquí el enemigo eres tú mismo y todos los demás son ayudas en las que apoyarte para mejorar. En pocos deportes se calienta con el “enemigo” (haciendo referencia a la persona de otro club que compite contra ti). En muy pocos te alegras por sus victorias casi como si fueran las tuyas. En pocos los rivales son amigos y amigos de los buenos con los que se crea una buena amistad porque al fin y al cabo comparten tu hobbie, y mejor que nadie te van a entender. Amigos que pueden llegar a mucho más y amigos que te esperan en la meta para darte un abrazo cuando saben que las cosas no han ido bien o para celebrar las victorias como si fueran suyas. Amigos por los que si hace falta irte a la otra punta, te vas, o si te tienes que quedar a ver la competición entera por verlos a ellos, te quedas.

Y es que el atletismo es esto señores, esfuerzo, lucha y diversión para superarse y no esa frase tan difundida de “correr por correr”

No pongo en duda que en otros deportes no se pongan piel y alma, pero lo que veo en una pista de atletismo, no lo veo en ningún otro lado. Aquí el enemigo eres tú mismo y todos los demás son ayudas en las que apoyarte para mejorar. En pocos deportes se calienta con el “enemigo” (haciendo referencia a la persona de otro club que compite contra ti). En muy pocos te alegras por sus victorias casi como si fueran las tuyas. En pocos los rivales son amigos y amigos de los buenos con los que se crea una buena amistad porque al fin y al cabo comparten tu hobbie, y mejor que nadie te van a entender. Amigos que pueden llegar a mucho más y amigos que te esperan en la meta para darte un abrazo cuando saben que las cosas no han ido bien o para celebrar las victorias como si fueran suyas. Amigos por los que si hace falta irte a la otra punta, te vas, o si te tienes que quedar a ver la competición entera por verlos a ellos, te quedas.

Y es que el atletismo es esto señores, esfuerzo, lucha y diversión para superarse y no esa frase tan difundida de “correr por correr”