Vive una vida que te guste recordar

Firmo con esta frase desde hace más de un año. La he hecho tan mía, que hasta el orden de los verbos que la protagonizan, “vivir”, “gustar, “recordar”, tiene un significado para mí.

Image for post
Image for post

Existen tantas formas de vivir, que me he empeñado en atreverme a probar, tantas como sea capaz.

Existen todavía tantas experiencias que me gustaría vivir, que no puedo permitirme invertir demasiado tiempo en aquellas que no.

Existe ya tanto que recordar en mi colección de momentos, que presto mucha atención a decidir qué elijo vivir ahora.

Este es el mayor regalo que “vive una vida que te guste recordar” trajo un día, para quedarse, a mi vida:

Ya no tengo miedo a vivir lejos o cerca, estar sola o muy acompañada, pasar frío o calor, cansarme o descansar, dejarme la piel en esto para luego dejármela en aquello, enamorarme o desenamorarme, enfermarme o recuperarme, correr riesgo o sentir seguridad, ser muy aventurera o ser muy hogareña, reír a carcajada limpia o llorar a moco tendido.

Ya sólo tengo miedo de cerrar los ojos para recordar, y no sentir una batidora de emociones, de la cuál se forme un mix de tantos colores y ruidos, que me guste, que me guste mucho, que me guste tanto, que quiera volver a cerrar fuertemente mis ojos, para sonreír y recordar…

Irene Milián

Written by

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store