MORIR

Morir tiene sentido cuando viviste como quisiste, cuando amaste y te amó quien tú elegiste, cuando trabajaste en lo que deseabas no importando fuera peligroso, cuando el corazón se llenó más de alegrías que de odios, cuando sonreir era un porcentaje mayor en tu día, cuando tu madre y padre fueron el pilar en cada aventura contigo, cuando la sed se quitaba con tus amigos y no especialmente por la cerveza sino por la amistad que había, cuando simplemente tu mascota dormía contigo o simplemente te movía la cola al pasar, cuando los chocolates te daban ese sabor tan inigualable y tu cuerpo lo aceptaba siempre con gusto, cuando preferías el insomnio en lugar de dormir, cuando un buen libro te tenía inmerso en un mundo no identificado, cuando el frío te lo quitaba siempre un abrazo, cuando tu soledad en lugar de abrumarte te acompañaba fiel y sin celos, cuando al hacer ejercicio el sudor te cubría para que no te deshidrataras, cuando tuviste la adrenalina de tocar el timbre y salir corriendo para que no te miraran, cuando yo entristecía y tu sonreías para mí, cuando no importaba el error sino el terror de separarnos, cuando sabiendo que no te tengo de alguna u otra forma te haces presente, cuando en lugar de arrojar una lagrima arrojas una sonrisa por lo bonito que fue, cuando aún sabiendo que no vendrás yo te sigo esperando igual.

Por eso y más yo me permito morir en paz, sin dejar a un lado las grandes ganas de seguir viviendo.


Israel Isas.
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.