¿QUIÉN DIJO MIEDO?

Estoy dispuesta a tirarme a la piscina de nuevo. Volver a equivocarme. Hasta mil veces si es necesario. Porque no estoy dispuesta a darme por vencida.

Porque estoy enamorada del amor, de lo que implica, de los riesgos, de las victorias, de las derrotas, de la emoción y la ilusión iniciales. Del trabajar duro, codo con codo para que salga adelante.

Porque mil derrotas no son nada si terminas ganando la guerra. La guerra contra el miedo, contra la desilusión, contra la pérdida de la fe. La fe que siempre me ha caracterizado en todos los ámbitos de mi vida.

Porque tengo fe en el amor aunque se hayan empeñado en lo contrario. Tengo fe en que un día, para alguien el amor significará lo mismo que para mi y no puedo permitir que me pille con los ojos cerrados y con el corazón blindado.

Porque quiero jugármela una vez más. Porque he madurado. Porque he crecido.

Porque esta guerra, señores, esta vez la voy a ganar yo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Irene’s story.