Conocí a alguien

La historia empieza así, llevo dos años viendo a alguien a escondidas de mi “oficial” y eso no es lo crítico. El problema es que yo digo amar a alguien cuando claramente ya no confío en él (aunque tal vez nunca lo hice), el sexo es bueno y tenemos muchas más cosas que compartir.

Dicen que las mujeres son infieles cuando sus emociones son afectadas, y probablemente con el otro tengo esa atención y afinidad que con mi pareja no. Porque siendo sinceros a todos nos gusta ser escuchados y reír de tonterías del mundo “Godín” habitual. Pero también pasa que me encanta estar en la cama con este hombre sencillo y sin nada que ofrecer más que un rato de compañía, sin todas las formalidades que conlleva tener una pareja formal.

Hace un mes que no existe el oficial y esta semana pasó algo diferente a la dinámica usual que vivimos estos dos años. El dijo estar conmigo y yo dije estar con él, así sin escondernos y sin llamarnos por otros nombres; es algo que contradice mis reglas del “pisa y corre”, pero así sucedió.

Ahora viene la parte interesante, porque como dejar la estabilidad de una pareja con la que se ha compartido una partecita importante de tu vida, de tu ser, de tu corazón y pensamientos para poder iniciar algo con alguien más; y no me refiero a ese otro hombre, sino a mí misma.

Las cosas no pasan por casualidad, nosotros las atraemos y creo que hoy atraje este pequeño fragmento tan cierto como el día que es.

“Día doce sin ti:

He conocido a alguien, soy yo.

Voy a darme una oportunidad.”

Elvira Sastre

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.