La lectura en la primera infancia en foco

Leer es una aventura que despierta la imaginación, estimula el desarrollo intelectual y creativo de los más pequeños y, sobre todo, permite compartir momentos inolvidables.

La lectura es determinante para el futuro de los niños y como parte del programa “Leé para un niño” se realizó una mesa redonda en coordinación con el Plan Nacional de Lectura en la 18º Feria del Libro Infantil, para hablar sobre el tema y alentar a los adultos a ser agentes de cambio.

La psiquiatra Natalia Trenchi; la ilustradora y escritora Lala Severi; y la escritora y editora Susana Aliano, junto con Pilar Sorhuet, directora del Programa Social de Fundación Itaú, dialogaron sobre la situación actual y los desafíos que enfrenta cada una en su área con miras a fomentar la lectura.

“La lectura en la primera infancia es vital, despierta la curiosidad de los pequeños, amplía su vocabulario, promueve el aprendizaje y fomenta la imaginación”, subrayó Aliano, escritora, correctora de estilo, editora y directora de la editorial Más Pimienta y curadora de los libros que forman parte de la biblioteca de “Leé para un niño”.

“El disfrute y el aprendizaje que se promueven a través de la lectura genera conexiones importantes para toda la vida, permiten que los niños construyan su lectura del mundo y establezcan los fundamentos de su desarrollo como seres humanos”, remarcó la autora que reconoció existen desafíos importantes a la hora de escribir para niños. “Uno de los desafíos es no minimizar al niño, no subestimarlo. Necesitamos calidad en las obras, lograr que sean de calidad, que tengan buenos textos, buenas ilustraciones, que motiven el descubrimiento y que al mismo tiempo mantengan el aspecto lúdico, que es fundamental para esta etapa”.

En la misma línea se posicionó Lala Severi: “el libro para niños es un instrumento para fomentar el diálogo entre niños y adultos”. Habló de la importancia de, además de cuidar la estética, la presentación, el trazo, tener en cuenta la forma que se emplea en cada propuesta infantil. “No por dirigirse a niños tienen que presentarse temas livianos o poco profundos, sí debe ser una escritura fácil de comprender, pero puede ser muy enriquecedora”, enfatizó. “Me lleva muchísimo tiempo escribir para niños. Concibo las obras, las voy puliendo, simplificando, cambio cosas que no me convencen, la forma de decirlas. Además, como yo misma las ilustro, soy aún más exigente con mi trabajo”, reconoció y contó que a la hora de crear intenta encontrar su propia niña interior.

Para Trenchi “es necesario mucho más que reconocer las letras: es necesario encontrarse con textos que te provocan, que te hacen pensar y sentir, que te dibujan cuadros y paisajes, que te llevan de la mano por mundos que no conocés. Y para que eso suceda es necesario encontrar creadores capaces de escribir para llegar al interior de los lectores.”

A su vez, entiende que no es necesario que sepan hablar para contarles o leerles cuentos. “Podemos mirar juntos las ilustraciones, ir diciendo los nombres de los que vemos, dejarlos explorar el objeto “libro”…” desarrolló. Explicó que cada vez se descubren más regiones del cerebro involucradas en la lectura, que en si misma implica mucho más que reconocer formas, darles sonido y descifrar el mensaje, y sostuvo que “No es igual un cerebro que lee que uno que no lo hace”.

¿Por qué apoyamos esta causa?

Ponemos foco en la educación para contribuir a que los niños tengan más oportunidades de desarrollarse y aprender. Es durante los primeros años de vida que las personas aprenden e incorporan gran parte del conocimiento que los forma como individuos y hacen a la comprensión del mundo que los rodea.

Para trabajar con la educación en primera infancia y aportar al desarrollo intelectual y emocional de los niños, es que se creó el programa Leé para un niño. Nos inspiramos en el programa “Itaú Criança” y la campaña “Leia para uma criança” de nuestra casa matriz para desarrollarlo. El programa cuenta con el apoyo del Plan Nacional de Lectura de la Dirección del Ministerio de Educación y Cultura; y busca incentivar a los adultos a leer a los niños no solo para estimular su curiosidad y despertar su imaginación, sino también para fomentar el vínculo entre el niño y el adulto a través de esta actividad.

Sobre Leé para un niño

“Leé para un niño” fue premiado por la Cámara Uruguaya del Libro con el reconocimiento “Legión del Libro”, distinción que se otorga a instituciones que fomentan la investigación, promoción, producción y divulgación del libro y la lectura.

“Estamos felices con Leé para un niño, un programa que nació en nuestra casa matriz de San Pablo y abrazamos en Uruguay voluntariamente. Acá logra unir el trabajo del banco con el de Fundación”, puntualizó Pilar Sorhuet.

El propósito del banco es estimular el poder de transformación de las personas, y el foco del Programa Social de Fundación Itaú es la educación. En este caso voluntarios del banco fueron preparados para leerle a niños en centros educativos con los que colabora Fundación. La visita a cada uno de estos centros culmina con la donación de una biblioteca. “Este es un trabajo de hormiga, si impactamos a una sola persona, habrá valido la pena”, comentó Sorhuet. “Los libros preparan a los niños para la vida, los cuentos les permiten soñar, divertirse, entender el mundo”, dijo entusiasmada.

Conocé más sobre el programa en www.itau.com.uy.