7 consejos que te ayudarán a revisar tu documento antes de entregarlo al editor


La revisión final del texto que escribiste es esencial para que su edición se realice correctamente. Pero esta debe hacerse en forma ordenada y cuidadosa. Si no es así, la publicación podría salir con errores. Los siguientes consejos evitarán que eso suceda.

Por Jorge Luis Alonso G.

Algunos autores le entregan la responsabilidad final de su documento a los editores. Y no debería ser así. Tu participación como autor en el proceso de edición tiene que ser determinante. Por que?

Porque:

  • eres tu el que está contando la historia
  • nadie más que tu conoce el tema, y
  • sólo tu puedes organizar las ideas

Así que después de revisar tu documento por última vez, te recomiendo hacerlo de nuevo pero en forma ordenada y cuidadosa. Los siguientes consejos te ayudarán a hacerlo.

Prepárate antes de revisarlo

Esta revisión es decisiva. Así que prepárate de la mejor forma para hacerla. Escoge un día que no tengas mucho trabajo y que nadie te vaya a molestar. Ten a mano una buena tasa de café y algunos alimentos ligeros. Pero lo más importante: no leas el texto por algunos días. Te aseguro que verás el documento con otros ojos, la lectura será mas selectiva y podrás aportar nuevos elementos.

Asegúrate que el texto incluya frases e ideas cortas

Que este es un trabajo del editor? Es verdad. Pero tu puedes ayudarle. No pienses que vas a facilitarle el trabajo. Piensa más bien que así estás enriqueciendo tu documento.

Que habiéndolo ya terminado, este no es el momento para hacer cambios de fondo? También es verdad. ¿Pero porque no echarle una ojeada a este aspecto si el objetivo final es mejorar el documento?

Déjame contarte lo siguiente. Existe un servicio virtual llamado Hemingway Editor que ayuda a mejorar los textos en inglés. Se llama así porque Ernest Hemingway, Premio Nobel de Literatura (1954), escribía tan bien, pero tan bien, que sus novelas eran (y son) aptas para estudiantes de cuarto grado de primaria. Lo que este servicio te recomienda es que trates siempre de escribir para todo tipo de público; que el texto sea elegante pero al mismo tiempo simple. Es a ese nivel al cuál todos deberíamos llegar.

Así que tomate un tiempo y separa esos párrafos tan largos que escribiste. Trata de acortar las ideas y no utilizar demasiadas palabras. Te aseguro que el resultado te va a gustar.

Revisa la estructura

Hace un par de años colaboré en la edición de un documento para un proyecto multinacional. Y buena parte del trabajo la dediqué a corregir el índice del texto y la identificación de gráficas y tablas. Si tu documento es extenso y tiene este tipo e ayudas, debes prestar mucha atención en su organización.

Para identificar errores échale mano a la opción de búsqueda de tu editor de texto. Pídele que localice palabras. Por ejemplo, Tabla o Gráfica. Revisa que cada una esté dónde debe estar. Es muy común equivocarse e identificarlas erróneamente. Este truco te permite localizar duplicados y corregirlos. Úsalo también para detectar otras inconsistencias.

Respeta siempre las definiciones

Si por ejemplo incluyes un resumen ejecutivo, hazlo en forma correcta. No lo construyas copiando y pegando textos del mismo documento. Tómate el trabajo de buscar su definición, aprender cómo redactarlo y editarlo en forma apropiada. Ten el mismo cuidado con la introducción y las conclusiones.

Cuídate de las contradicciones

A lo largo de un texto es frecuente expresar la misma idea en diferentes palabras. Pero si no tenemos cuidado al escribirlas, podríamos confundir al lector. Revisa el texto buscando este tipo de inconsistencias y corrígelas.

Organiza el texto correctamente

Si tu documento va a publicarse en línea, organízalo en la forma apropiada. Escribir para un sitio web no es lo mismo que hacerlo para un medio impreso. Tiene sus diferencias. Y estas tienen que ver con los hábitos de lectura de los usuarios. Algunas estadísticas dicen que para consultar Internet usamos más el teléfono celular y la tableta que nuestro computador. Por lo tanto, todo lo que escribamos deberíamos hacerlo para ese tipo de dispositivos.

Eso significa que debes:

  • acortar esos párrafos interminables que has escrito (lo cuál refuerza mi anterior consejo)
  • utilizar subtítulos a los largo del texto para que el lector pueda darse una idea rápida de lo que pretendes transmitirle
  • (aunque no depende de tí sino del webmaster) asegurarte que el tamaño y el tipo de letra sean los apropiados para una cómoda lectura

Échale mano a la última tecnología

Si todavía utilizas Excel para elaborar tus gráficos, es el momento de dejarlo de hacer. Excel es una muy buena herramienta pero ya existen otras que te ofrecen un mejor producto. No necesitas de conocimientos especiales para utilizarlas y muchas de ellas le permiten a los lectores interactuar con la información. En esta página encontrarás algunas de estas herramientas.


Todo lo que escribamos hace parte de nuestra carta de presentación. Por eso es fundamental revisarlo y corregirlo. El editor hace un magnífico trabajo pero es necesario facilitárselo. Cómo? Analizando el texto de forma cuidadosa. Solamente así aseguraremos que el mensaje llegue al destinatario final. Recuerda además que los usuarios nos leen en cualquier dispositivo móvil y que debemos facilitar su lectura desde allí. Tómate entonces tu tiempo, dedícale un poco más a tus escritos y entrégalos solo cuando estés seguro que lo que dicen, sea efectivamente lo que quieres decir.

Imagen cortesía de Pixabay


Sobre el autor

Jorge Luis Alonso G. es un periodista freelance, editor y creador de contenidos, radicado en Argentina (jorgealonso@redepapa.org).

Si encuentras útil este artículo, por favor recomiendalo en la parte inferior izquierda, al lado de la palabra Recommend. De esa forma otros usuarios tendrán acceso a él.

Para comentar el artículo, pasa el cursor sobre la parte superior derecha de cada párrafo (haz la prueba con este). Verás como aparece un pequeño cuadro verde con un signo + de color blanco. Al hacer click allí se abre un cuadro para que escribas el mensaje. No olvides guardarlo (Save).