Cómo los estudiantes de primaria pueden contribuir a disminuir los efectos del calentamiento global


Sembrar árboles es una tarea adicional que tienen hoy los estudiantes de primaria de la provincia argentina de San Luis. Y lo hacen con un propósito muy específico: compensar de alguna forma la energía que anualmente consumen sus hogares

Por Jorge Luis Alonso G.

Los niños de la Provincia de San Luis oyen diariamente noticias sobre el cambio climático. Saben que es “algo malo” que los amenaza. Pero no entienden muy bien el concepto ya que no es un tema común en sus escuelas.

De hecho, a la mayoría de los niños en el mundo no se les explica esa información. Si así se hiciera, ello les permita razonar y hacer sus propias preguntas.

Muchos intentos para enseñar lo que representa el cambio climático se enfocan en supertormentas, inundaciones y patrones climáticos. Es una táctica que genera más miedo que conocimientos. Y el miedo inhibe el deseo de aprender y tomar acción, particularmente en lo edad escolar.

El cambio climático puede convertirse en tema muy complejo si este no es explicado correctamente a los niños. No hay consenso entre los profesores sobre cuál es la mejor forma de abordarlo. Y por eso muchos de ellos evitan tocar el tema en sus clases.

Para enseñarle a los niños qué es el cambio climático no hay que darles conceptos para memorizar. Un buen curriculo de ciencia debe desarrollar sus capacidades para resolver problemas y tomar decisiones.

Y eso precisamente es lo que está haciendo la Universidad de la Punta en San Luis. Desde 2008 viene adelantando el proyecto Balance Cero con alumnos de quinto grado de las escuelas provinciales. Su principal objetivo es generar en ellos un compromiso con el medio ambiente.

La iniciativa hace parte del Mecanismo Desarrollo Limpio (MDL). El MDL es uno de los instrumentos establecidos para cumplir las obligaciones adquiridas por los países dentro del Protocolo de Kioto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC).

A través del proyecto se enseña a los niños sobre la eficiencia energética, la forestación y la mitigación del calentamiento global.

La Universidad de la Punta ha publicado una cartilla dónde explica la iniciativa, el rol del profesor, el actual modelo energético, el papel que desempeñan los árboles en la lucha contra el cambio climático y el funcionamiento de la calculadora desarrollada por el proyecto. Es una cartilla que puede consultarse aquí.


Para generar energía eléctrica, las centrales queman combustible fósil (petróleo, gas natural o carbón).

Al quemar ese combustible se libera CO2 a la atmósfera, que es un gas de efecto invernadero.

A través de la fotosíntesis, los árboles toman ese CO2 de la atmósfera y lo transforman en tronco, madera, hojas, flores, frutos y raíces.

De esta manera, al plantar árboles se ayuda a reducir los gases de efecto invernadero y se mejora el clima.


El siguiente es un resumen de las actividades que realizan los niños durante el proceso:

Energía consumida

Con la ayuda de la “casa eficiente”, los niños se dividen en grupos e investigan la energía que consume anualmente cada casa en su localidad.

La casa eficiente es un prototipo virtual de las casas construidas por el gobierno de la Provincia de San Luis. Se encuentra dividida en siete ambientes: cocina, dormitorio principal, living, dormitorio, baño, lavadero y garaje.

CO2 liberado

A continuación, los estudiantes determinan la cantidad de toneladas de CO2 equivalente que se libera a la atmósfera para producir la energía eléctrica en las casas.

Compensación de emisiones liberadas

Una vez determinada la cantidad de toneladas de CO2 equivalente, los estudiantes calculan cuántos árboles son necesarios para compensar esa emisión.

Es una actividad que realizan con ayuda de la calculadora del proyecto. Los estudiantes determinan cuántos árboles que hay en el área afectada y los clasifican en 1º, 2º o 3º de acuerdo a su tamaño. Eso les permite calcular la cantidad de CO2 que ya está siendo captada por la vegetación.

Siembra de árboles

Los intendentes de cada Municipio ceden el terreno y el Ministerio de Medio Ambiente los plantines. Estos plantines pertenecen a las especies arbóreas que mejor se adaptan a la Provincia de San Luis.

Una vez realizada la siembra, los estudiantes verifican el estado de los árboles durante su crecimiento para garantizar que su localidad tenga un “balance cero” respecto a la energía eléctrica que consume.

Seguimiento

Las escuelas reciben una guía que explica a los estudiantes cómo monitorear la reforestación. Es un seguimiento que continuan realizando los alumnos del siguiente año.


La conciencia ambiental se logra con educación. A todos los niveles de la sociedad, en todo momento y en todo lugar. Hay que educar para poder concientizar. Desde el jardín de infantes hasta los abuelos. Todos tienen derecho a entender cuál es el problema ambiental y porqué es importante la acción de cada uno de ellos.

Muchos proyectos ambientales requieren poco esfuerzo y pocos o nulos costos. Es una cuestión de decisión más que de recursos económicos.

Por eso que proyectos como el de Balance Cero deberían empezar a ser replicados. A través de este tipo de iniciativas, los niños desarrollan sus capacidades para resolver problemas y tomar decisiones. Aprenden sobre la eficiencia energética, la forestación y el calentamiento global. Y emplean mejor las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Así que ya lo sabe. Si usted es responsable de las políticas mediambientales de una provincia, estado o departamento, aquí tiene la información básica para que su comunidad contribuya de veras a disminuir los efectos del calentamiento global.

Fotografía de Jason Ortego


Sobre el autor

Jorge Luis Alonso G. es un periodista freelance, editor y creador de contenidos, radicado en Argentina (jorgealonso24@gmail.com).


Si usted encuentra útil este artículo, por favor recomiendelo en la parte inferior izquierda, al lado de la palabra Recommend. De esa forma otros usuarios tendrán acceso a él.

Para comentar el artículo, pase el cursor sobre la parte superior derecha de cada párrafo (haga la prueba con este). Verá como aparece un pequeño cuadro verde con un signo + de color blanco. Al hacer click allí se abre un cuadro para que escriba el mensaje