Redireccionando tramas a partir de ventas

Dedico este breve espacio a la reflexión acerca de la dirección que las editoriales imponen a los libros en busca de su venta, abriendo la pregunta ¿hasta qué punto el autor preferiría vivir en las tinieblas a ser portador de una voz de aquello que no está en su obra?

Partiré del ejemplo de La invención de Morel de Bioy Casares, siendo ésta mi más reciente objeto de investigación. Sin haber sido la intención realizar una crítica genética, descubrí la diversidad de ediciones por la cual se mueve esta novela. Aquí abordaré tan sólo tres:

La edición de la editorial argentina Colihue de 1982, nos presenta un libro cuyo enfoque es el misterio de la isla apegándose a datos históricos en los cuáles se basa la trama. En la cuarta de forros leemos lo siguiente:

Ambientada en una extraña isla –que remite a la del siniestro doctor Moreau de Wells — donde apariencia y realidad conviven desdibujando y oponiendo a la vez sus límites, la fantástica invención de Morel, que mantiene vivas las imágenes de algo ya muerto, adquirirá en el drama del narrador-protagonista dimensiones metafísicas.

Como se puede observar, esta cuarta de forros está apelando al interés del lector por medio de lo venta de una isla fantástica, siniestra donde se juega con la vida y la muerte. Por lo anterior, el diseño de la portada es de un tono verdoso con una isla como imagen central entre dibujada y desdibujada.

Por otro lado, nos encontramos con la edición de Alianza 2012 la cual direcciona el camino de su venta hacia una historia de amor. En este caso podemos leer en la cuarta de forros:

La invención de Morel narra una extraña historia de amor protagonizada por un hombre y una mujer que viven existencias incompatibles en espacios y tiempos rivales. En ella, el talento de Bioy Casares despliega una odisea de prodigios que, si en primer momento no parecen admitir otra clave que la alucinación o el símbolo, son luego descifrados plenamente mediante un solo postulado fantástico, pero no sobrenatural.

En el caso de esta edición, la portada nos muestra el rostro de una mujer en tonos blanco y negro, específicamente los ojos.

Y por poner un ejemplo más, podemos leer una edición electrónica de Emecé de 1953, la cual no cuenta con ninguna sinopsis, pero nos pone en juego un elemento que considero esencial de la novela y es el prólogo que Jorge Luis Borges, mismo a quien está dedicada la novela, hace para ésta. A diferencia de la edición de Alianza, Emecé y Colihue deciden presentar el prólogo a la novela, lo cual me lleva a pensar en la razón de esa decisión. En primera instancia, se podría considerar el país de cede de las editoriales. Por un lado Alianza es una editorial de España, mientras que Emecé y Colihue pertenecen a Argentina, por ende consideran como prioridad el ofrecer un espacio al prólogo de Jorge Luis Borges. Como segundo punto, considero que al dejar a un lado el prólogo de la novela, Alianza se ve en la posibilidad de orientar su venta hacia una historia de amor, lo cual en mi opinión reduce el verdadero trama de la novela, pues si bien la mujer puede ser el detonante de acción, la historia de amor (si es que en realidad existe una), quedaría en segundo plano.

Es interesante y a la vez decepcionante la balanza que existe entre la literatura y la mercadotecnia. La invención de Morel es tan sólo un pequeño ejemplo que me di a la tarea de analizar al darme cuenta de los cambios transgresores hechos por diversas editoriales, especialmente por Alianza, ya que por el eslabón de la venta, la lectura promociona elementos que si bien están presentes, no son siquiera tema para una posible investigación, como el caso de la historia de amor en esta novela. Dejo este texto para reflexión de las editoriales; el libro hablará por sí solo y las ventas vendrán con el tiempo, pero no silencien la verdadera voz que debería estar presente en la promoción de los libros.

Like what you read? Give Julieta Morales a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.