La Radio al servicio de los adolescentes. El entusiasmo es posible, compañeros


¿Estamos de acuerdo en que la radio es un medio donde la imaginación es parte fundamental? Esa imaginación, activada por una la triple voz: humana (conductores); de la naturaleza (efectos sonoros), y del corazón (la música).

La radio también puede ayudar a los adolescentes a desenvolverse, a asumir responsabilidades, a hacer amigos, a contar lo que les pasa, sus cosas, comprometerse con su entorno y también ir a buscar y brindarse a otros.

A esto apostó el colegio Vicente Chas ubicado en el barrio El Faro de Muñiz cuando me propuso llevar adelante un novedoso proyecto con un grupo de estudiantes que voluntariamente confiaron en su propia voz.

Ramiro, Flor, Sofía, Manu, Alan y Nino. Último día de taller.

Como me compartió Hugo, el director, el proyecto tenía un fin, que los alumnos puedan algún día salir al aire, una vez, en vivo; tener esa experiencia de que su voz sea escuchada… . Pero Flor, Sofía, Milagros, Mayra, Eve, Nino, Ramiro, Manuel y Alan desde hace veinticinco programas que están al aire. Todos los lunes de 18 a 20 horas. Zarpado. Y la constancia fue sorpresa tanto como la calidad .


Una sola condición les propuse. O dos. Que el programa sea absolutamente de ellos, que ellos decidan todo. Y todo es todo. Que mi única presencia sea estar para ayudarlos, para compartir mi experiencia y guiarlos, sobre todo al inicio. Y que hablen de lo que a ellos les pasa. Sobre ellos hablan los grandes. Los grandes medios. Los grandes y los grandes medios hablan sin tener idea de lo que realmente le pasa a un adolescente del barrio El Faro.
Mayra, Sofia, Flor, Milagros, Alan, Nino, Ramiro y Manuel a punto de salir al aire!

Aprendimos que contiene un programa: publicidad e informativo; secciones y separadores; cortinas, música y equipo, técnico y humano. Ellos eligieron quien convenía que sea el conductor, los columnistas de las secciones elegidas, y el productor. Y armaron su primera grilla, el esqueleto del programa.


El nombre elegido fue Voces Jóvenes, que iluminan tu barrio. El compromiso estaba. Y las secciones también: Informática; Deportes; Noticias del Barrio y Problemática Jóven. Las conductoras seleccionadas fueron dos mujeres: Mili y Flor.

Visitaron algunos programas en búsqueda de práctica, hasta que finalmente se animaron aquel 1° de septiembre a salir al aire, a tener su programa propio. Su momento de expresión. “Esta vez yo voy a hablar” parecía ser la motivación más profunda, sostenida al día de hoy; veinticinco programas, no sólo uno. Sin ausencias, con compromiso. Absolutamente presentes.

Jóvenes, entusiasmo y compromiso no son antagónicos, señores.
Visita de Amplitud Solidaria
Mili (16) y Alan (17), padres de Thiago, una tarde cualquiera en Voces Jóvenes.

Además, Florencia escribió sobre lo que significó la radio para ella, su experiencia; y Alan también, pero sobre River y el fútbol. La radio no era suficiente, quería escribir.

Los chicos quería seguir construyendo, expandirse. Y las vocaciones surgían. “Quiero estudiar producción” “Locución” “Me encantan los medios” y hasta se escuchó “Que llegue el lunes”. Sí, que llegue el lunes, la revolución radial.

Por eso, como cierre del año, nos visitó Amplitud Solidaria. Para pensar un 2015 que nos invite a brindarnos a otros. Aprendimos, nos entusiasmamos y ahora queremos ayudar. Quizás sea ese el próximo paso de estos jóvenes que confiaron en ellos mismos.

Y como gran sorpresa, un saludo del reconocido periodista Nelson Castro ¡Como para no entusiasmarse!


Estos logros eran suficientes. O al menos eso parecía; pero no, había más, mucho más. Un nuevo grupo de jóvenes del barrio tomó la posta en el 2016: Delfina, Milagros, Nicolás, Sebastián, Agustín, Santiago, Martín, Luca, Patricio y Facundo. Querían vivir esas experiencias que le habían transmitido sus compañeros más grandes.

Después de algunos encuentros, dieron forma a su programa Somos Distintos, Dejamos Hablar con las secciones Deportes, Ciencia y Tecnología, Problemática Juvenil, La Noticia de la Semana y Espectáculos Locales.
Luca practicando en su radio. Es suya y es de la comunidad.

Pero la gran sorpresa estuvo en que gracias al empuje de los chicos y tantos generosos donantes hoy día el barrio El Faro “no va de prestado” sino que tiene su propia voz, su propia radio: un sueño que se hizo realidad.