“Leído y escribído” Selección personal de libros durante 2015

Leí que el libro más vendido en Amazon México durante 2015 fue “Las sombras de Grey”, una obra sobre perversión sexual disfrazada de amor verdadero. Pensé entonces en compartir con mis amables lectores algunos de los libros que tuve la fortuna de disfrutar durante estos doce meses de oportunidades para crecer. Es casi seguro que los libros con los que me encontré -algunos fueron un encuentro, otros un reencuentro- no están en los primeros diez lugares de popularidad anual entre lectores de todo el mundo (como el caso de las porquerías de Grey) pero también es igual de probable que los beneficios espirituales de la lectura se colocan a una distancia abismal a favor de las obras que estoy por mencionar, aunque en algunos pocos casos los editores, lamentablemente, apenas hayan sacado para cubrir su inversión inicial.

Mi lectura favorita este año fue la Introducción a la Teología Sistemática de Louis Berkhof. Este libro se escribió hace alrededor de 80 años. Es impresionante como es que su vigencia se mantiene incólume. Aquí el teólogo holandes trata de problemas que aquejan hoy más que nunca a la Iglesia, a saber, dos espectros del evangelicalismo: el culto a la experencia y el sentimentalismo como principios de conocimiento esenciales de Dios. Desde luego, este es un tratado de dogmática pero estos temas adquieren un relieve importante en la exposición de Berkhof. Hay que distinguir esta obra de su Teología Sistemática, trabajo que -como bien expresó Gerald Nyenhuis- junto con aquella constituyen el cúlmen del pensamiento reformado clásico más preciso que en español se haya conocido hasta nuestros días.

Por virtud de mis estudios de maestría, como lectura alternativa, leí también el afamado Comentario a Efesios de Guillermo Hendricksen. Algunos opinan que este autor ofrece un comentario más devocional que expositivo. No estoy de acuerdo del todo aunque es verdad que el texto está tan lleno de semillas homiléticas que cualquier pastor estaría maravillado de poseer.

Otro comentario excelente que revisé fue el de Mateo de D.A.Carson. Este sí se me antoja uno de los mejores comentarios bíblicos que he tenido a mi alcance. Es erudito y difícilmente será saboreado por personas que no quieren estudiar. Tiene un grado de complejidad que exige algunos conocimientos especializados en filosofía y teología contemporánea. Empero, con la gracia de Dios es posible comprenderlo en sus puntos torales sin dominar estas áreas. Carson es quizá uno de los eruditos que más debería atesorar el mundo carismático por la seriedad con que ejerce su ministerio como académico y como pastor.

Del mismo autor disfruté su libro A call to spiritual reformation, que es una colección de algunas de sus exposiciones sobre las prioridades de oración en la vida del apóstol Pablo. Es sencillo, práctico y profundo. Trata sobre la disciplina de la oración y muestra de qué forma podemos mejorar nuestra comprensión de lo que nuestras oraciones deben hacer en nuestra vida de fe.

Del Sinclair Ferguson leí dos libros: From the mouth of God y Daniel, su comentario. El primero es un recuento de las cosas básicas que debemos conocer para leer la Biblia correctamente, y el segundo es una obra práctica donde expone el libro de Daniel de tal forma que el lector pueda aprovechar en su vida diaria el conocimiento revelado del profeta. Este comentario se halla en la línea de Efesios de Hendricksen y es un tesoro para aprender más del Señor, de la historia que el orquesta y de cómo es el carácter de sus santos.

De la autoría de Andreas Köstenberger y Michael J. Kruger leí The heresy of orthodoxy y de Köstenberger como editor Wich Bible translation should I use? Aquel es un trabajo para enfrentar los ataques a la Biblia de parte de los eruditos liberales y agnósticos, especialmente de Barth Erman, quienes claman que en sus inicios la fe cristiana no estaba unificada sino que cada región evangelizada tenía sus propios dogmas. Kruger y Köstenberger desafían con erudición estas conclusiones para demostrar que la fe cristiana tuvo un elemento unificador desde el principio a cargo de los apóstoles. El segundo libro es una colección de ensayos sobre las cuatro versiones bíblicas más populares en idioma inglés, a saber, la NIV, ESV, NLT y HCSB. Allí escriben Wayne Grudem, Douglas Moo, Ray Clendenen y Philiph Comfort. Esta obra es útil para comprender las decisiones que los comités de traducción bíblica toman cuando realizan una nueva versión. En este mismo tenor leí Descubre la Biblia. Manual de Ciencias Bíblicas de las Sociedades Bíblicas Unidas, editado por Edesio Sánchez. Esta joya la recomiendo a todo el público latinoamericano por su erudición y claridad, y sobre todo porque está diriguida a los lectores de las versiones bíblicas en español. Y para los que están interesados especialmente en la NVI también los animo a leer un excelente compendio de artículos editado por José Jaramillo titulado Fidelidad e Integridad, obra que también tuve la bendición de disfrutar, y que expone las razones y filosofía de traducción detrás de la NVI, así como ofrece respuestas a muchas preguntas que han rondado este trabajo desde su aparición en 1995 (NT y Salmos y Proverbios) y 1999 (La Santa Biblia).

De la confiable editorial CLIR obtuve la satisfacción de leer dos libros: La cosmovisión cristiana de Nicolás Lammé y El evangelio y nada más de Guillermo Green. El primer libro es un análisis filosófico y teológico de las bases del pensamiento reformado; se me antoja una apología bien lograda del calvinismo. El segundo libro es una exposición breve y rica de los fundamentos del evangelio. Ambas obras tienen un mérito especial por provenir de la pluma de escritores latinoamericanos presbiterianos.

Otro libro que gocé fue Finding faithful elders and deacons del autor Thabiti Anyabwile. Un mérito evidente de este texto es que junta la exposición de las exigencias del ministerio con un toque de paciencia y amor pastorales. Es muy fácil de leer y jóvenes y viejos interesados en trabajar para el Señor pueden encontrarlo muy edificante.

Antes de terminar quiero referir una breve lista de libros cristianos en respuesta a algunas inquietudes que me han hecho llegar vía Twitter, acerca de qué libros son recomendables para crecer en la fe. Entiendo que más que esperar una referencia de libros especializados lo que algunos lectores desean son obras asequibles en el amplio sentido de la palabra. Aquí enlistaré doce de ellos:

1. El progreso del peregrino de Juan Bunyan
2. La mortificación del pecado de John Owen.
3. La santidad de Dios de R.C. Sproul.
4. The truth of the cross de R.C. Sproul.
5. Santidad de J.C. Ryle.
6. Verdad en Guerra de John MacArthur.
7. Fuego extraño de John MacArthur.
8. Voices from the past de Richard Rushing.
9. By grace alone: How the grace of God Amazes me de Sinclair Ferguson.
10. El Catecismo de Heidelberg
11. Pilgrim Theology de Michael Horton.
12. The Bible and the closet de Thomas Manton.

Algunos de estos libros están disponibles en Internet. Yo desearía que todos tuvieran un Kindle -el lector electrónico de Amazon- porque las oportunidades de leer buenos libros se acrecientan en gran manera con el. La librería virtual de Amazon es gigantesca y crece todos los días un poco más. De cualquier modo, ¡anhelo para todos mis lectores un año lleno de buena literatura cristiana! Como dice una frase que leí hace tiempo: “Yo no sé si soy un buen escritor, pero sí sé que soy un buen lector, y eso es más importante”. ¡Salud!