Eeeks en vivo en Barbarella

Luz Tenue de Bar

Escrito por Leandro Sanabria

Lo que es realmente bueno se hace notar por sí solo. Es fácil que uno se quede inmóvil ante las evidencias de este alentador dato. Tomemos el ejemplo de “El Tiempo Nublado”, que si bien es una película y no tiene nada que ver con lo que nos concierne en este momento de lectura y reflexión musical, sirve de gran ejemplo para explayar el punto que mencioné anteriormente. Hace poco tiempo esta película fue la primera en la historia del cine nacional en ser seleccionada como parte de los Oscars, siendo este el debut nacional en el tal aclamado galardón internacional. Uno capaz se ponga a pensar que esto no es gran cosa, pero si es que se indaga lo suficiente se descubrirá un hecho que a mí, hasta el momento, me sigue pareciendo fascinante y es que está película estuvo de estreno en el Paraguay durante solo un fin de semana y en la Sala de las Américas del CCPA. ¿Cómo es posible entonces que esta película, siendo notablemente superada en espectadores y en recaudaciones monetarias, haya podido rebasar a sus competidores más celebres y recientes de nuestra biblioteca cinematográfica; como “7 Cajas”, “Luna de Cigarras” y “Mangoré”? Basta con mirar por suficiente rato para tener una respuesta.

¿Cómo llega entonces el hecho de que lo que es inminentemente bueno se hace notar pos sí solo a la escena de la música nacional actual? Con fe. Y con ejemplos. Fe porque no tenemos de otra que tener fe en las nuevas bandas que nacen y se hacen cada vez más terreno entre los oyentes de nuestro país, empezando con pequeños toques en bares céntricos y desolados. Y ejemplos, porque tengo tres que me parecen que son muy buenos para demostrar que hay una nueva camada de bandas nacientes que tienen algo verdaderamente bueno y puro que mostrar: EEEKS, Luisonz y Fuzzkrank.

Luisonz en el concierto de Mullet Monster Mafia en Absoluto Rock

La primera vez que escuché a EEEKS fue por coincidencia en el bar Overtime. Recuerdo un par de cosas: mucha gente, mucho ruido y mucho entusiasmo. Si bien para el momento ninguna de sus canciones se me quedaron grabadas en la memoria, recuerdo haberme sentido en otra época de la historia y en otro lugar del mundo para el momento en que EEEKS tomó el escenario. Su sonido surf con toques psicodélicos y pop underground hicieron del ambiente un lugar único para estar. Con secuencias de acordes que hacían al público moverse de un lado para al otro en un mar de griteríos, esta banda ofreció una noche bastante especial llena de sonidos antiguos pero modernizados y letras sacadas de un loco que viaja por el espacio exterior. Simplemente una banda que demuestra que la buena música a veces está escondida en donde uno menos espera.

Luisonz es una banda que parece salida de un infierno circense, de una película de clase B que tranquilamente podría haber hecho una banda sonora para alguna película de Dario Argento. Su sonido violento, desgarrador y divertido hace que uno no pueda parar de saltar y dar gritos al cielo, sacando el animal salvaje que cada uno tiene dentro cada vez que este trío se pone a tirar sangre falsa por el escenario. La vez que los ví en Absoluto Rock el ambiente que predominaba en la noche se trastornó completamente. De pronto, ante nosotros, se levantó una selva repleta de árboles de sangre y animales a punto de atacarte. Si bien algo que mantiene la magia de este grupo es la predominancia de sus influencias setenteras que parecen salidas de Gordita Beach en California, es su sonido renovado y actualizado (proveyente ya desde Kraso Error, su antiguo nombre).

A la hora de ver un concierto de Fuzzkrank uno tiene que esperarse una serie de cosas: melodías ejecutadas por guitarras fuertes que te recuerdan a todos los grupos de rock and roll que te gustaron cuando eras más pibe, fórmulas vocales que hacen resonar las canciones con cada vez más fuerza y líneas de bajo brutales que hacen explotar los oídos. La primera vez que tuve la oportunidad de escucharlos fue en el bar Barbarella. Frente a mí se encontró un escenario habitado por cuatro músicos que no hacían nada más que tirar una bomba tras otra mientras el sudor se iba haciendo parte del espectáculo. Su canción más icónica “2001: A Space Odyssey” (sí, como la película) es el grande finale de cada uno de sus conciertos. Repleta de sonidos psicodélicos que terminan en explosiones rockeras que hacen que los pies te duelan de tanto saltar, esta banda no hace otra cosa que hacerte decir “estos chicos están en buen camino”.

Fuzzkrank en vivo en el Rock por Kamba’i

Si bien el escenario de la música nacional está trayendo cada vez más bandas nacientes que tienen un sonido especial que va resonando en más esquinas de nuestra ciudad y país, el trabajo que requiere el triunfo no depende solamente de ellos. Está en nuestra parte apoyarlos con todas nuestras fuerzas y tener fe en que, algún día, sus sonidos y sus canciones de otro mundo tendrán un espacio en la historia.


Conoce mas sobre las bandas

Fuzzkrank: https://www.facebook.com/Fuzzkrank/

Eeeks: https://www.facebook.com/EEEKS-1432341170345400/?fref=ts

Luisonz: https://www.facebook.com/losluisonz/?fref=ts

Visita www.juhu.com.py para enterarte de todos los eventos y actividades que hay para hacer en Asunción.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.