Noche absurda

¿Es absurdo querer cuidarte y viajar contigo? ¿Es absurdo quererte conmigo? ¿Es absurdo pensar que nos hacemos bien? ¿Es absurdo todo lo que hemos vivido sin planearlo? ¿Es absurda ésta noche que me ha hecho pensarte? Tal vez.

Puede que sea el momento o que sea sólo el deseo tan intenso de besarte hasta quedarme dormida, de cantarte mientras me acerco a tu cuello, o de mirarnos con complicidad en medio de un montón de personas. No lo sé. Quiero lo más simple: verte por la mañana, creer que te protejo, contarte y que me cuentes el universo entero, abrazarte con mis piernas, dejarte solo y volver.

Sólo quiero que nos salvemos, embriagarnos el alma y saber que se puede confiar otra vez. Porque se puede. ¿Verdad?

*Cartas que nunca envié.

Textos sobre ficciones y realidades, propios y ajenos. Gracias imaginación, gracias amigos, gracias vísceras, gracias viajeros, gracias queridas letras. Gracias corazón.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.