El cruce, mi cruce, el cruce de todos..

Pepe y yo, en el 2013…hoy renovamos ese cariño de amigos-expedicionarios. Un grande el Pepe.

Es posible tener un cruce interno? uno que desafie los cerros mas altos, los del alma? Si. Es posible. Por eso miro la foto. Una y otra vez. Y ahi donde estamos Pepe y yo hay una mistica que es única. Esa tarde, luego de hablar horas con Monje, entendi que el Cruce de los Andes es mucho mas que recordar una gesta historica o un evento deportivo o el desafio a vaya uno saber que cosa. El cruce es el propio cruce hacia lo mas alto del alma. Una mirada interior compleja que solo es comparable a los acontecimientos mas profundos de la vida. Y este año 2015, luego de un año sin epopeya, me volvió a ocurrir lo mismo. La mistica, el sentimiento de Patria, la emocion y el dolor y Pepe. Una vez mas nos junto la montaña. Y asi nos seguimos encontrando. En un cruce permamente que nos llena de desafios. Gracias Pepe-Amigo. Su amistad me hace bien. Como el cruce. Mi cruce. Tu cruce. El de todos.

En Manantiales, recien llegados, 2015
Show your support

Clapping shows how much you appreciated martin jauregui’s story.