De como ser o no ser (traductor en Medium)

Mi breve -e irrepetible- experiencia al colaborar en Medium como traductor.

Mis motivaciones para estar en Medium

Una vez cerrado GPMESS no tenía sentido seguir publicando en el blog de la empresa, y ya que necesitaba tener un sitio en el cual expresarme, donde publicar alguna opinión, compartir algún conocimiento cuando fuese pertinente y donde centrar mi presencia online, me vine con los bártulos a Medium para dejar aquí mis cosas.

Para cubrir estas motivaciones podría haber hecho muchas cosas, como he hecho a lo largo de los años. Podría haber vuelto a los grupos de noticias, haberme involucrado en algún foro nuevo -o de los que ya he frecuentado-; podía haber recuperado mi viejo blog de blogger o volver a Barrapunto aunque “ya no es lo que era”, haber usado las publicaciones de Facebook o, para ser un poco más profesional, Linkedin , o incluso -y nada descabellado- haberme montado un blog en Wordpress.

Sin embargo, elegí Medium por varios motivos:

  1. No tengo que montar nada.
  2. El estilo de artículos largos que cualquiera espera encontrar en Medium encaja muy bien con mi forma de redactar, ya que aunque he escrito muchas cosas de relleno en mi vida, creo que generalmente los posts más útiles son los que tienen un desarrollo completo y unas conclusiones. Es muy difícil hacer posts técnicos o en los que se compartan otros conocimientos no técnicos en un par de párrafos.
  3. Simplemente estar en Medium ya te da alguna audiencia, y a todos nos gusta que lo que compartimos le llegue a la gente.
  4. Mucho de lo que leo al cabo de la semana es de Medium, y como pragmático desarrollador que soy, no me gusta reinventar la rueda, por lo que pensé que podría ser interesante la función que tiene de ser colaborador traduciendo textos.

El último motivo fue el decisivo, debido a que es un modo de aportar, de generar contenido sin destrozarme las meninges, y de darle continuidad cuando no tuviese nada novedoso de mi propia mano con lo que contribuir.

Manos a la obra

Así que me puse manos a la obra y publiqué mi primera historia, que no era mas que mi propia historia:

Muy pocos la habéis leído -concrétamete cinco- en este momento en el que escribo, lo cual es razonable ya que no me gusta la idea de mover un blog con un solo artículo, quería publicar al menos 3 o 4 semanas seguidas antes de empezar a menearlo.

La siguiente semana a escribir ese primer artículo, dado que no tenía demasiado tiempo, decidí publicar una traducción de un artículo en inglés que me había parecido muy interesante, y con el cual estaba de acuerdo en su mayoría -aunque haría algunas puntualizaciones-. El artículo en cuestión es este:

Tiempo atrás me había dado de alta en el programa de traducción, previendo esta posibilidad, había seguido las instrucciones que indicaban:

En tan sólo tres días me habían contestado y tenía disponibles las nuevas funcionalidades de traductor en el portal, ¡sorprendentemente rápido! Más teniendo en cuenta que lo hice un sábado y el martes ya estaba todo funcionando. Así que me confié, pensando que entre semana todo fluiría de un modo razonable: ¡error!

Una semana después de haber seguido las instrucciones que me mandaron para publicar una traducción, sigo sin obtener respuesta, y mi traducción sobre el Producto Mínimo Viral sigue sin estar publicada. Es cierto que lo podría publicar por mi propia cuenta y riesgo, ya que además en la traducción me he asegurado de linkar el artículo original por si Medium fallaba, pero me parece feo saltarse los sistemas establecidos por algo que tan poco aporta. Puede que pasen muchas cosas, puede que estén de vacaciones navideñas, puede que mi traducción sea horrible y les de vergüenza decírmelo o puede que incluso no haya sabido seguir las instrucciones (aunque lo dudo, ya que sólo eran responder a un email aportando enlaces al artículo original y al borrador de la traducción) pero la cuestión es que una semana después todo sigue en el limbo.

Conclusiones

Sin saber cómo concluye todo, y sin tener una experiencia completa con el sistema de traducciones de Medium, ya está claro que no vale para solventar un momento puntual de creatividad.

Además una de las cosas interesantes de las traducciones, es que cuando un hispanohablante acceda al artículo original, Medium le recomiende la traducción y así obtengas potenciales nuevos lectores, pero esto sólo es interesante cuando el artículo original acaba de salir y está “on fire”, por lo que tampoco es útil para atraer nuevos lectores.

De estos dos puntos, mi conclusión final es que el sistema de traducción no le aporta al traductor prácticamente nada.

Otra conclusión que podríamos sacar de este caso, es que el hacer cosas que no sean automáticas en una comunidad y que dependan de personas, sólo se deberían hacer cuando detrás hay alguien suficientemente apasionado y diligente que no va a dejar que nada se pase de largo como, por ejemplo, en el caso de GPMESS eran Paula y Lola.

¿Y vosotros? ¿Habéis tenido alguna experiencia con el sistema de traducción de Medium? ¿Alguien ha llegado a publicar una traducción?

Edición pre-publicación: justo mientras mantenía el post recién escrito en borradores para publicarlo hoy, me han escrito del equipo de traducción de Medium dándome las gracias por la traducción e indicándome que se la pasarían a otros colaboradores para que la verificasen. Indicaban que el proceso puede tardar unos días más y me animaban a mandarles más traducciones… ¡pues va a ser que no!

Edición pos-publiación: al Cesar lo que es del Cesar. Ayer mismo la gente de Medium España se puso en contacto y no sólo me corrigieron y validaron la traducción, si no que también me informaron de un nuevo modo de publicación más ágil:

El artículo os lo publicaré el próximo martes, y a la traducción habrá que darle una nueva oportunidad.