04.10.2014

- Yo sabía que esto iba a pasar.

- Ah, ¿si?

- No, pero tenía ganas de que así sea.

- Sos tan rara a veces.

- Puede ser, nunca entendí que hacías vos conmigo.

- Me ponés nervioso.

- Me tenés miedo. ¿Por qué tenés tanto miedo?

- No te tengo miedo, no te entiendo.

- Nunca me dijiste que yo te importaba. Nunca me dijiste nada.

- Vos tampoco me dijiste que yo te importaba. Me dijiste demasiado

- Nunca me dio vergüenza enamorarme antes que vos.

- Ah, ¿te enamoraste de mí?

- No. Pero hubiera sido lindo, ¿no te parece?

- Supongo que sí. Si hubiese podido elegir me habría enamorado de vos.

- No podemos elegir esas cosas, nos pasa o no nos pasa.

- Yo esperaba que me pase. Capaz es raro pero con vos no me daba miedo.

- Y sin embargo, saliste corriendo.

- Salí caminando, nunca me pediste que me quede. Nunca te molestó que me fuera.

- Nunca te lo dije. ¿Hubiera servido de algo?

- No sé.

- Vos tampoco tenías ganas de quedarte.

- Creo que sí tenía, y nunca me di cuenta. ¿Por qué no me avisaste?

- Yo no podía hacer más nada. Me cansé de estar triste.

- ¿Triste?

- A mi todo me pone triste, soy una persona complicada.

- Sos muy complicada.

- Nunca tuviste ganas.

- Nunca me entendiste.

- ¿Por qué nos decimos todo esto? ¡Pasó tanto tiempo! Yo soy feliz, vos sos feliz.

- A veces, casi siempre.

- Me extrañas. No te lo pregunto, lo sé.

- Sí. Y vos a mí.

- Sí. Creo.

- Volví muy tarde, ¿no?

- ¿Esto es volver?

- No sé, es un intento. Dame algo de crédito, estoy tratando.

- No nos entiendo.

- Yo tampoco. Nunca me cansé de vos. Qué raro, ¿no?

- Me gustaría que estuviésemos juntos hasta que alguno se canse.

- Vos te cansarías primera.

- ¿Y eso te da miedo?

- Ya no.

Like what you read? Give Jenny Silver a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.