Todos los abrazos del mundo

Hoy me gustaría llamarte y hablarte de ella y de él y de lo mucho que les cuesta ser ellos y de lo iguales que son a nosotros cuando todavía estábamos cerca. Y me gustaría contarte que anoche soñé con ese chico del que nunca te conté en detalle porque no tuvimos tiempo. Y me gustaría contarte que no es la única persona con la que sueño, que a veces se me aparecen otros pero nunca se repiten porque pasa el que sigue como si estuvieran caminando en una cinta transportadora y yo pienso que espero ansiosa el día que te toque a vos entrar en mi inconsciente y que sea tu turno de aparecerte en mis sueños así yo puedo tenerte cerca aunque sea un rato sin acordarme de que todo lo que te quiero no tapa lo mucho que me duele que hoy seas todo eso que dijiste odiar: un cuerpo sin alma que no siente cuando habla y no mira cuando toca y no piensa cuando escarba entre cosas que podrían significar poco pero significan todo porque son nuestras y de nadie más y cuando hablamos de nosotros una carta no es una carta y un libro no es un libro y un cuadro no es un cuadro y un abrazo no es un abrazo sino todos los abrazos del mundo puestos en uno solo que no hace más que intentar en vano que te quedes para siempre en un lugar que no es tuyo porque vos no sos y nunca vas a ser mío.

Like what you read? Give Jenny Silver a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.