POR ESTAS CALLES

«Las dos caras de la moneda»

A ver, creo que antes de empezar este ensayo primero debo ‘adentrarlos’ un poco al tema del que quiero dar mis impresiones.

Por estas calles. Estrenada el 03 de junio del año 1992. Escrita originalmente por Íbsen Martínez. Transmitido durante alrededor de 2 años por Radio Caracas Televisión (RCTV), de lunes a sábado en el horario estelar (9:00 pm). Tuvo más de 480 episodios. Ha sido hasta ahora, la telenovela con más episodios en la historia de la televisión venezolana.

Me da algo de pena decirlo pero sí, sí saqué varias cosas de Wikipedia.

Aunque fueron muchos los actores que fueron importantes posterior a Por Estas Calles, son algunos los que esta telenovela les sirvió de trampolín para convertirse en unos de los mejores actores que ha tenido este talentoso país, es el caso de Franklin Virgüez, Gledys Ibarra y Amílcar Rivero, aunque este último también ocupando otras profesiones y no completamente dedicado a la actuación en novelas.

La introducción

Por estas calles fue un punto de inflexión en la telenovela venezolana. Para el año 1992, había una especie de ‘pelea’ por la atención del venezolano en la televisión, puesto que Venevisión, la competencia de RCTV, prácticamente se estaba adueñando del rating del horario estelar (9:00 pm) en el cual RCTV transmitía la telenovela El Desprecio, escrita por Julio César Mármol.

Para recuperar ese rating, los ejecutivos pensaban en algo más ambicioso. Algo que le hiciese al televidente esperar a las 9 de la noche para poner RCTV y no Venevisión (que era su mayor competidor). Allí surgió la idea primeramente de Eva Marina, una novelita común y corriente que atrapase al venezolano. Pero en la etapa de pre-producción, la telenovela pasa de ser la típica historia romántica de la chama pobre que se casa con un ricachón a una historia más real, una historia más cercana a lo que acontecía en el país en ese momento. (Cabe destacar que para ese año, el país atravesaba una política bastante inestable, racismo, ‘El Caracazo’, corrupción, etcétera, etcétera, etcétera).

Los capítulos originales de la novela anterior habían sido eliminados, y así empezaba a nacer el punto de inflexión de la televisión en Venezuela, Por Estas Calles.

Pero se preguntarán ¿Por qué ‘Por Estas Calles’ y no un nombre más marginal o un nombre más ‘tierrúo’?

El nombre ‘Por Estas Calles’ surge después de una reunión de los ejecutivos con Yordano, uno de esos artistas que dicha palabra le queda como anillo al dedo. Para ese entonces, el había sacado la canción Por Estas Calles, una canción con una letra muy podría llamarse contundente y son de esas canciones que necesitas escuchar a juro. Casualmente, la letra de la canción iba de la mano con lo que querían los ejecutivos para la novela, que describiese lo que estaba pasando actualmente en el país sin esconderse nada, de una forma cruda. Ahí es donde los ejecutivos le plantean a Yordano la idea de utilizar su canción como tema principal y nombre de la novela, lo cual Yordano aceptó.

«Es una canción que marcó a mucha gente. Una canción muy genérica. Ojalá, como dije en una oportunidad, no me digan más nunca: ¡qué vigente está la letra!»
Yordano, en una entrevista para El Universal en el año 2014.

La telenovela principalmente está escrita por Íbsen Martínez, pero renunció a los seis meses tras la propuesta que le realizó RCTV de alargar la telenovela, por lo que tuvo que ser sustituido por otros guionistas. Esto trajo consecuencias: baja de rating, pérdida de calidad y de aceptación por parte del público. Sin embargo, Por estas calles ha sido la telenovela más emblemática, más larga y más exitosa que se haya realizado en Venezuela, alcanzando en su máximo de ranking un 94%.

Por Estas Calles no tuvo una historia definida desde el principio, se nutría de las cosas que pasaban todos los días en el país, y además de ello, fue la primera novela en Venezuela que mostró las dos caras de la moneda: la riqueza, y la pobreza. Mostró el cómo se vivía para aquél entonces en los barrios de Caracas, y hay algo que a mí personalmente me interesó, y es que había algo que conectaba a esas dos caras de la moneda, que era las ganas de salir adelante de los protagonistas y el saber que sí se puede salir de abajo, estando rodead@ de personas completamente pesimistas y conformistas.

En el año 2005, Por Estas Calles ocupó el puesto número ocho entre los 100 mejores programas de televisión en todos los tiempos de Latinoamérica y Estados Unidos, según la revista Rolling Stones.

La producción

En mi opinión, pienso que no ha habido ni habrá una novela con el mismo impacto que tuvo Por Estas Calles. Obviamente, hay otras telenovelas que también marcaron a la televisión venezolana, se me vienen a la mente algunas como Ciudad Bendita, Cosita Rica, Doña Bárbara o Gata Salvaje, pero ninguna igualó el tan rotundo éxito que tuvo Por Estas Calles, es más, me atrevería a decir, que si no hubiese sido por esa novela, las 4 que mencioné anteriormente (y otras muchas que no mencioné también) no tendrían el mismo éxito. Como dije, Por Estas Calles fue un punto de inflexión en las telenovelas hechas en Venezuela.

¿A qué me refiero cuando digo ‘la producción’? Me refiero a los puntos más fuertes que tuvo la novela en su momento. Los puntos que para mí, merecen ser destacados por encima del resto.

A continuación dejaré estos puntos a los que me acabo de referir:

  • El léxico. Es lo que más destaco de la telenovela. Los actores tenían un vocabulario muy enriquecido, habían partes que me sentía como si estuviese leyendo un libro, creo que es un punto a destacar por encima de todo, ya que las telenovelas más actuales no contaron con ese léxico tan característico de ‘Por Estas Calles’.
  • Los actores. Si bien es cierto que Íbsen Martínez y el resto de los escritores que lo suplantaron después de su renuncia tienen un mérito aparte por los guiones, se necesita un elenco que dé la talla. Me gustó este elenco por el hecho de que se mantuvo una esencia, se mantuvo ese lenguaje culto, el amplio vocabulario pero también se conservaba ese dialecto cotidiano, algo que ya no se ve en las novelas actuales.
  • Los sets de grabación utilizados. No es fácil grabar una telenovela en un barrio, con toda la inseguridad que conlleva. Eso también tiene un mérito.
  • El saber cómo manifestarse. El último punto pero no menos importante. ‘Por Estas Calles’ tuvo una particularidad: poder manifestar las incomodidades de los ciudadanos de una forma de que no los sacasen del aire. En una época donde si pensabas distinto a la ideología del gobierno no te tomaban en cuenta/te reprimían, ‘Por Estas Calles’ se encargó de alzar la voz por los venezolanos manifestando sus molestias, un punto muy a favor de la novela, que creo que es inevitable destacar.

Los protagonistas

Algunas cosas que decir de ellos, de cada uno, hay algunos personajes que no son protagonistas pero para mí, fueron tomando un rol protagónico poco a poco en la telenovela. Aquí les va mis opiniones, junto con una palabra con la que yo definiría sus personajes:

  • Eurídice Briceño/Eva Marina Díaz (protagonizada por Marialejandra Martín): Confusa. Un personaje muy bueno, sinceramente, al principio se ganó mi odio, tomaba decisiones un tanto malas en momentos cruciales. Obviamente eso le llevó consigo problemas que se hacían cada vez más grandes en el transcurso de la telenovela. Sin embargo, después se fue recuperando. También le destaco lo temeraria y la valentía que tenía en algunas ocasiones. Pero esa valentía también le trajo varias consecuencias.
  • Dr. Álvaro Infante (protagonizado por Aroldo Betancourt): Integral. Uno de los personajes más crédulos de la telenovela. Un tipo malhumorado, estresado, enredado podría decirse, sin embargo, su personaje fue para mí, el más integral de la novela. Inteligencia, valentía, compromiso, astucia. Su personaje se vio afectado con el alargamiento de la telenovela, pero aún así fue uno de los más trabajadores, y cortante en el momento adecuado.
  • Eudomar Santos (protagonizado por Franklin Vírgüez): Traicionero. Me gustan esos tipos de personajes que a veces no sabes para qué bando está, si para el mío o para el tuyo. Eudomar es de esos personajes en los que no es de fiar, porque en cualquier momento te puede traicionar. Tuvo interminables, infinitas, incontables pretendientes (hay una competencia fuerte entre Arístides y él) lo que lo hizo tomar un rol en la telenovela de los más importantes. Y qué cosas ¿no? Empezando a ver la novela pensé que Eloína tendría el doble de protagonismo que tuvo él, pero fue al revés. Es de esos personajes que de alguna manera u otra va a captar tu atención, así le tengas odio o cariño. Y además, más de una vez te hizo reír.
«Qué lo que ta’ pa’ sopa?» «Como vaya viniendo vamos viendo»
  • Eloína Rangel (protagonizado por Gledys Ibarra): Típica. Una cosa que me pasa con Gledys Ibarra, y es que ella en todas las novelas en las que ha actuado se ha creado ese personaje, un estilo, ese personaje de ‘mejor amiga’ o ‘confidente’ que no deja de ser importante. Volviendo a la novela, ¿por qué típica? Simple, era la mujer venezolana del ‘92. Una mujer luchadora, echada pa’ lante y guerrera, lo único que noté en el personaje de Eloína fue que era un poco manipulable, y ese es un punto flaco de Eloína. Sin embargo, para mí, Eloína y Clementina eran las dos mujeres más bellas de la novela. No tengo mucho que decir de Eloína, pues no fue un personaje que me llamase tanto la atención.
  • Com. Natalio Vega «El hombre de la etiqueta» (protagonizado por Carlos Villamizar): Temerario. Mi personaje favorito de la telenovela. Me dirán loco. Pero sí. A pesar de ser «el hombre de la etiqueta», Natalio fue un hombre rencoroso, doble cara, sin temor a nada, impulsivo, y con la muerte de su hijo Héctor (que recuerden: lo despreciaba a su padre, es decir, él fue el primero que supo quién era el hombre de la etiqueta) duplicó su rencor y sus ganas de acabar con la delincuencia con delincuencia. Si quieres que un personaje dispare su protagonismo a niveles altísimos, hazlo un tipo falso: que trabaje con los buenos y demuestre sus habilidades, y después engañe a la gente haciéndola saber que siempre fue malo. Algo así como en Rápido y Furioso 6, cuando una de las policías que trabajaba con los buenos, casi al final de la película muestra sus verdaderos colores. En fin, me fui un poco del tema, Natalio no era cualquier asesino, era un asesino que mataba sin dejar rastro alguno, así esa limpieza del rastro implique matar a los testigos. Tremendo personaje, son los que les dan otro sazón a las telenovelas/series/películas.

Creo que me extendí, creo.

  • Arístides Valerio (protagonizado por Roberto Lamarca): Oportunista. Decidí utilizar una palabra para definir a cada protagonista por este personaje, porque la palabra encaja perfectamente, oportunista. Un personaje con mucha avaricia, lujuria, mal genio, discriminatorio por excelencia. Le hace tremenda competencia a Eudomar con las mujeres, pero de manera más descarada, hasta 3 al mismo tiempo llegó a tener. Se incorporó unos capítulos tarde a la telenovela, pero tomó un protagonismo muy rápido apenas se asentó en la clínica. También tenía su toque humorístico a veces.

Otra cosita, creo que ya no usaré el término ‘mi amor’ de tanto que se lo escuché. Ya hasta con su voz lo leo.

  • Marco Aurelio Orellana «Don Chepe» (protagonizado por Héctor Mayerston): Astucia. Un tipo muy astuto. Tampoco mucho que decir de él, discriminatorio, un personaje corrupto. Sin embargo una de las cosas que me gustó del personaje fue su léxico, su forma de hablar, fue muy buena. Un tipo cortante y odioso.
  • Elisa Gil (protagonizado por Alicia Plaza): Dramática. Una piedra en el zapato. El típico personaje odiado que no tiene bondad, de esos males difíciles de sacarse de encima. Ese personaje ‘antagonista’ que comete algunas boberías que dan pena ajena, que dan risa. Es como una especie de antagonista payaso, que está presente en todas las telenovelas, esta vez le tocó a Alicia Plaza.
  • Héctor Vega (protagonizado por Henry Soto): Importante. Sólo apareció en los primeros capítulos, así que no hay mucho que decir de él. Sin embargo, en él se desenvuelve la mayoría de la trama de la telenovela. El protagonista ausente.

La conclusión

Para terminar, quiero decir algo cortito: no hay nada mejor que una telenovela venezolana. Le dan una paliza a las telenovelas extranjeras, en mi opinión, tienen un toque de cotidianidad que no tienen las telenovelas extranjeras, eso las hace únicas.

Por último, los dejo con este vídeo que vi hace unos días antes de empezar el ensayo, espero que lo disfruten tanto como yo. Aquí se los dejo:


Jesús Ocando.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Jesús Ocando Colman®’s story.