No hay mal que por bien no venga..

Soy de esas personas de las que si no me gusta algo lo tengo que decir, de las que se queja de todas esas cosas que me parecen estar mal, principalmente del gobierno.

Ayer al abrir Facebook me encontré con un post de la CCSS y hablaba sobre un medio de comunicación que contaban ciertas noticias como queriendo mal informarlos y solicitaban que si alguno de nosotros habíamos quedado satisfechos con sus servicios lo compartieran, afirmando que saben que no son perfectos pero que también son una institución que contra mucho logran ayudar a muchísimas personas. En ese momento pensé que sí, nos quejamos mucho pero poco alabamos las buenas obras de las instituciones públicas y decidí que cada cosa buena que viera la compartiría, así que aquí voy, no sin antes lograr dejar de ser yo y expresar también mis molestias.

Dicen que basta un mal momento en la vida para saber quien es quien en nuestra vida, quiénes se preocupan por vos, por ayudar o motivar cuando no se puede la ayuda.

Ayer en la tarde llegó nuestro momento, un susto en la casa de esos que uno suele ver en las noticias y nunca llega a pensar en me va a pasar, tal vez menos caótico pero en el momento un gran susto. En donde vivo es un barrio organizado y como tal se tiene un grupo de WhatsApp, al escuchar a los bomberos mi mamá escribió al grupo para solicitar que alguien les dijera que necesitábamos ayuda ya que no vivimos en calle principal y no los veíamos, para nuestra sorpresa nadie hizo nada, algunos se comprende que atendían sus propias emergencias, pero otros solo se limitaron a ver el show, ni avisaron ni ofrecieron ayuda.

Si bien es cierto nadie está obligado a ayudar pero es ahí donde pienso en lo mal que están algunas personas, se limitan a lo que pase dentro de las rejas de su propia casa y el resto les vale que se jodan y solo para chepear se asoman! Por suerte los bomberos estaban cerca y pude ir a solicitarles ayuda, 2 me acompañaron a revisar, se devolvieron por herramientas y regresaron junto a 2 más a ayudarnos, aunque pronto los volvieron a llamar a la emergencia por la que habían llegado ya era suficiente la ayuda que nos habían brindado.

Después de esto llegó «el ángel del barrio» Doña Marielos, la señora más entregada por la comunidad que un pueblo podría tener, ella como siempre comprometida nos ayudó montones a sacar agua y tierra de la casa, pronto llegaron mis hermanos y a pesar de quedar muertos del cansancio se logró limpiar un poco y hacer algo parecido a un caño para que el agua pudiera fluir.

El día de hoy aún había mucho por hacer, la casa seguía llena de tierra y al lado se debía quitar todo para evitar que nos pasara nuevamente, entre la familia y la primis estelar estábamos sacando la tarea, y en ese momento llegaron funcionarios de la Municipalidad de Curridabat, algunos integrantes de la Asociación de Desarrollo de la cominidad y personeros de la CNE a ver como estaba todo y con que ayudar.

Y qué mejor forma de callar a quien se queja tanto de lo malo que pasa con el gobierno que una buena dosis de ayuda. Ellos no solo llegaron a ver sino que en media hora ya nos habían llevado a una señora del IMAS para valorar los electrodomésticos que se pudieran haber dañado y consultar si necesitábamos alimentación por daños, y pasada una hora aproximandamente ya habían llegado de la CNE y la Municipalidad para cortar un par de árboles que presentaban un riesgo y hacer un tipo de caño en el lote que ocasionó que se inundara la casa.

De todo se aprende, siempre he alabado al alcalde actual al ver su labor y el gran equipo que tiene en la Municipalidad de Curridabat pero ahora tengo una mayor visión de las cosas buenas que hacen estas instituciones, desde los bomberos que atienden cualquier tipo de emergencia hasta las ayudas sociales y preventivas que nos ofrece el gobierno cuando quedamos vulnerables. Y me refuerza el no generalizar, no todo debe ser blanco o negro y en Costa Rica tenemos tantas cosas buenas que si les prestamos atención seremos personas más agradecidas y nos motivaremos a involucrarnos más como ciudadanos en vez de solo criticar.

Queda el agradecimiento a quienes nos ofrecieron su ayuda, a quienes mostraron su preocupación, el aprendizaje que todo sale mejor cuando se trabaja en equipo y el comenzar a mirar con mayor atención fuera de mis fronteras para saber quien pueda necesitar mi ayuda pero sobre todo queda una enorme lavada de piso y un gran dolor de cuerpo jaja… En fin no hay mal que por bien no venga, aprendamos a ser más agradecidos y a tener una buena actitud ante cualquier situación que se nos presente :)