Mil Novecientos Violeta y Cuatro!19V4!


Nací un 16 de julio en un verano violeta, en una habitación blanca con olor a mar y arena junto a otros 16.

Mi madre cansada del parto de cinco horas fue la primera que me vio y cantó. A mi padre comencé a recordarlo cinco años después.

El año en que nací las taquillas del cine fueron las mas exitosas de toda la historia hasta el momento.

Mi nombre -según mi madre- fue escogido de los créditos de una de aquellas películas, no solo había encontrado un nombre había determinado mi destino.

Fui arrullado con todos los discos de Mecano y esas fueron las primeras canciones que aprendí, las primeras palabras que aprendí y las primeras notas que recordé.

The Smiths publicaba su primer disco ese mismo año, después llegó a mi vida Bowie, Los Rolling y mi madre y su excelente gusto musical.

Mi abuela me enseño con paciencia a leer las estrellas, a creer en las antepasados y a amar la tierra como madre.

Mi tía me enseño con paciencia a leer, a combinar colores y a creer en todo en lo que los demás no creen.

Mi padre me enseño a amar a mi país, a recorrer carreteras que la gente ha hecho de caminarlas, a conocer pueblos olvidados de gente olvidada y triste, a comer platillos que no encuentras en ningún restaurante, a solo armar una maleta con un cambio de ropa y tomar camino.

Los años siguientes solo son risas con mi hermano compartiendo los mismos discos, el mismo cuarto, la misma ropa, el mismo colegio de monjas, que lo único que nos dejo fue a no creer en Dios y a sentir culpa por cada placer.

Mi hermano menor llego con 10 años de diferencia, con 10 años más aprendimos a reducir la distancia que nos impuso el tiempo para volvernos espejos, nos encontramos una noche brincando y cantando «Don»

La adolescencia llego para robarnos la virginidad mas de una vez, aunque sigo creyendo que nunca la perdemos del todo: La primera fiesta, mis discos, el primer beso, el primer polvo, la primera borrachera, el primer choque, el primer acido, el primer cigarro, el primer vicio. Todo para hacerte sentir que de alguna manera la vida tiene sentido.

La actuación llego a mi vida como todo por accidente y por búsqueda: Nunca sabré si yo la encontré o ella fue la que me encontró a mi pero sabia lo que quería ser el resto de mi vida.

«Uno es mas autentico cuanto mas se parece a lo que imagino ser».

Mi bipolaridad emocional siempre se traduce en mi bipolaridad musical que me lleva de Placebo y Portishead a LeTigre y Combo Paris.

Mis amigos son superhéroes disfrazados de amigos: También; nunca sabré si los encontré o me encontraron.

El amor, el sexo y las demás perversiones las aprendí, sentado en un bar, escuchando canciones de una rockola, en un beso afuera de un antro, en un coche aparcado en la carretera, en el ultimo trago de un martini, en el tiempo que dura en terminarse un cigarro, en una canción o en un disco que no dejo de sonar toda la noche, en el sudor de la espalda, en la respiración agitada.

En 31 años me he enamorado mas de tres veces… pero solo he amado tres veces, lo demás solo son acciones cotidianas…

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Jonathan Persan ▲’s story.